domingo, 18 de noviembre de 2012

Eutimio Martino, treinta años batallando con la Historia.

Presentó la reedición de su ‘Roma contra cántabros y astures’.

El padre Eutimio Martino, ayer en la multitudinaria presentación de su obra reeditada.
Demostrando que la distancia no es el olvido, Eutimio Martino consiguió ayer llenar por completo la sala del Seminario Mayor de León en la que se celebró la presentación de su obra Roma contra cántabros y astures, que ha sido reeditada —después de 30 años— por el sello de reciente creación Cultural Norte.
El acto sirvió como homenaje al jesuita sajambriego, catedrático emérito por la Universidad de Comillas, que ha dedicado toda su vida a la investigación histórica y a la docencia en una iniciativa de la asociación cultural Promonumenta y de la Fundación El Arcediano. En esta Roma contra cántabros y astures se mantienen incólumes tesis revolucionarias para la época y durante todo este tiempo contestadas por muy pocos, apenas rebatidas con argumentos y exhibidas con todo lujo de datos por el siempre inquieto Martino, un profesional que siempre va más allá en sus preguntas y disquisiciones. Tesis como que el origen de la ciudad de León es anterior al establecimiento de las legiones romanas o el traslado de la batalla de Bérgida del Bierzo al montañés Burón.
A disposición de todos.
En esta investigación, el padre Eutimio Martino vuelve a caminar los senderos que hollaron las legiones imperiales en sus principales campañas del Norte de Hispania. El libro recupera la investigación del erudito, que examinó hace tres décadas los restos de los campamentos y fortificaciones, inspeccionaando al milímetro la geografía de Picos de Europa —el último bastión de los aguerridos astures y cántabros, acosados sin piedad por Roma— y la comparándola con las fuentes escritas, la toponimia y la tradición oral. Los últimos ejemplares de esta obra se vendieron en librerías en el 2007 y esta publicación hace la edición número cuatro del libro.
El editor, Pedro Moreno, ha dicho de Martino —hoy residente en la localidad vallisoletana de Villagarcía de Campos pero aún activo investigador y divulgador de lo leonés, sobre todo en colaboración con el historiador Siro Sanz y el Instituto Bíblico— que su objetivo es «investigar sobre el terreno, no hacer ‘lobby’ en favor de una teoría en un despacho». Moreno se marcó como objetivo que esta obra estuviera de nuevo, «en la calle y a disposición de los lectores».