lunes, 19 de noviembre de 2012

«Los últimos carpetanos» se despiden del Arqueológico.

Hasta el 25 de noviembre se pueden ver gratuitamente 700 piezas, resultado de 11 años de excavaciones en El Llano de la Horca.

Reproducción de una familia de carpetanos.
La exposición «Los últimos carpetanos: El oppidum de El Llano de la Horca» afronta sus últimos días en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, antes de ser clausurada definitivamente el domingo, 25 de noviembre. La muestra puede visitarse de forma gratuita de martes a sábado, de 11.00 a 19.00 y los domingos, de 11.00 a 15.00 horas.

Esta exposición, cuyos comisarios son el catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, Gonzalo Ruiz-Zapatero, y los arqueólogos del Museo Arqueológico Regional (MAR), Gabriela Märtens Alfaro, Miguel Contreras Martínez y Enrique Baquedano, esfruto de las excavaciones arqueológicas realizadas en El Llano de la Horca (Santorcaz) a lo largo de 11 años por un equipo multidisciplinar e internacional. Este es el yacimiento carpetano mejor conservado y conocido, punto de referencia imprescindible para el estudio de los últimos carpetanos y, en general, de las comunidades de finales de la Edad del Hierro.
La exposición presenta la cotidianeidad de los carpetanos, los detalles de su día a día, así como la intrahistoria de estos habitantes, quevivieron en la región hace 2.300 años. Es imprescindible reservar previamente, en el teléfono 91 879 66 66 hasta cubrir el cupo de 25 personas por grupo.

Recorrido de la exposición.


A lo largo de nueve secciones temáticas, la exposición muestra importantes aspectos de la vida de la Segunda Edad del Hierro en el centro peninsular, tomando como paradigma el yacimiento de El Llano de la Horca. El recorrido comienza situando a los visitantes en la Hispania prerromana, entre los siglos III y I a.C., y mostrándoles algunas de las piezas más destacadas de yacimientos de diversos grupos prerromanos –sus vecinos los íberos, celtíberos, oretanos, vacceos y vettones– prestadas por los museos de Ávila, Monográfico de Cástulo (Linares, Jaén), Numantino de Soria, Santa Cruz de Toledo, de Prehistoria de Valencia, Arqueológico de Valladolid y Museo de Teruel.
Tras una breve incursión por la Carpetania, se adentra en una visión global de la investigación que ha desarrollado el MAR en estos años de trabajo científico, en los que se ha excavado, procesado la documentación, realizado numerosos análisis de laboratorio, conservado y restaurado estructuras y piezas.
Una vez situados en el espacio y en el tiempo, la exposición se ocupa de El Llano de la Horca, presentando sus características como oppidum(ciudad en altura bien protegida) y explicando con detalle las estructuras urbanas. Como parte de esta trama urbana, la muestra se centra en las tasas o espacios habitados, que contienen los restos más importantes que se han encontrado en el yacimiento. Se ve cómo era la organización interna de estas áreas, cómo se distribuían en ellas las estructuras para el mejor aprovechamiento del espacio, del calor y de la luz, a la hora de realizar las tareas habituales.

Piezas claves.


El recorrido por el mundo ideológico de los carpetanos gira en torno a la exposición de algunas de las piezas más destacadas encontradas en todo su territorio. Piezas que tienen un doble significado. Por un lado, son excepcionales por sí mismas, porque son únicas y son la materialización del mundo simbólico de este grupo prerromano. Mientras, por otro lado, imprimen un sentido alegórico y metafísico al objeto al que acompañan o al lugar en el que son depositadas. Se trata del Vaso de los Caballos, la Placa Broncínea, o la Pátera de Titulcia.
Con motivo de esta exposición, el Museo Arqueológico Regional ha editado un catálogo que, además de contener una explicación ampliada del recorrido escrita por los comisarios, incluye el proceso de creación de las ilustraciones de Arturo Asensio, que funcionan como uno de los pilares básicos de esta muestra.
Vía: ABC