jueves, 1 de noviembre de 2012

Una campaña arqueológica de la UC estudia posibles haciendas agropecuarias en Burgos de los siglos III y V.

Se han prospectado 30.000 metros cuadrados en dos yacimientos de época romana tardoimperial.

La campaña arqueológica realiza por el Grupo de Investigación en Historia y Arqueología del Mundo Antiguo y Medieval de la Universidad de Cantabria (UC), en el Valle del Odra (Burgos), estudia el posible descubrimiento, a través de los restos y objetos localizados, de dos haciendas dedicadas a la explotación agropecuaria, datadas entre los siglos III y V.

Tras finalizar la campaña de prospección, desarrollada durante el mes de octubre en los municipios de Villadiego y Sasamón, el Grupo de Investigación está ahora estudiando los primeros resultados, que apuntan a que los dos yacimientos componían el centro de una hacienda orientada a la explotación agropecuaria del valle del río Odra, en la campiña burgalesa, según ha informado la UC en nota de prensa.

Ambos sitios podrían contarse entre las numerosos villas tardoantiguas que florecen en la meseta norte desde el siglo III y cuyos mejores exponentes son las villas de La Olmeda (Palencia), Quintanilla de la Cueza (Palencia) o Almenara-Puras (Valladolid), aunque seguramente los dos yacimientos burgaleses no cuenten con el lujo característico de las últimas.

En este proyecto, titulado 'Prospección del valle del río Odra: la romanización de la campiña a través de la Arqueología del Paisaje' y desarrollado en virtud de un convenio suscrito entre la ONG Adeco-Camino, se han prospectado 30.000 metros cuadrados en dos yacimientos de época romana tardoimperial (de los siglos III a V d.n.e.).

Objetos localizados.

Se han localizado abundantes materiales que apoyan las hipótesis sobre la presencia de espacios destinados a la vivienda y otros dedicados a diferentes aspectos productivos, almacenaje o cocina.

Entre los primeros destacan las ostras, teselas de mosaico y cerámica de mesa de importación de talleres del norte de áfrica, imitaciones hispanos de productos itálicos, así como restos de posibles hipocaustos de termas o zonas calefactadas. Entre los segundos, destacan una abundante vajilla de cerámica de cocina y almacenaje y fragmentos de pavimentos o suelos (opus spicatum, opus signinum).

En el futuro se continuará realizando fotografía aérea oblicua con el fin de conocer más datos sobre la morfología original de los yacimientos y prospecciones geofísicas, en concreto la aplicación del geo-radar para conocer las estructuras que aún permanecen soterradas.

El equipo ha estado formado por estudiantes de la Universidad de Burgos, de la Universidad del País Vasco y de la Universidad Autónoma de Madrid. Los investigadores han contado con el apoyo del Ayuntamiento de Villadiego y de Sasamón y sus vecinos, y de la Obra Social de Caja Burgos.