viernes, 28 de diciembre de 2012

Armas letales de mayor alcance dieron la supremacia al ser humano sobre neandertal.


Un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona ha descubierto que, cuando el ser humano salió de África y entró en territorio Neanderthal, tenía proyectiles de mayor alcance, mientras que los neanderthales tenían mayores niveles prosociales en su comportamiento.

Gracias a una tecnología avanzada de la Edad de Piedra fechada hace 71.000 años encontrada en Pinnacle Point, cerca de Mossel Bay (costa sur de Sudáfrica), los investigadores han podido llevar a cabo este hallazgo. Esta tecnología, que permite que se arrojen proyectiles a una mayor distancia y pueden matar, se afianza en otras regiones de África y Eurasia hace unos 20.000 años.

Según Marean, director principal de la investigación, publicada en 'Nature', estas armas pudieron sentar las bases para la expansión de los humanos modernos fuera de África y la extinción de muchas presas, "así como de las especies hermanas, como los neandertales".

Cuando se combina con otros hallazgos de las tecnologías avanzadas y las pruebas de comportamiento simbólico temprano de esta región, el estudio documenta un patrón persistente de la complejidad del comportamiento que podrían indicar que los humanos modernos evolucionaron en esta localidad costera.

"Cada vez que excavamos en un nuevo sitio en la costa de Sudáfrica con técnicas avanzadas de campo, descubrimos nuevos y sorprendentes resultados que empujan atrás en el tiempo la evidencia de comportamientos exclusivamente humanos", añadió Marean.

Las herramientas encontradas son una producción cuidadosa de palas largas y delgadas de piedra a las que que luego se le hicieron romos (llamado "soporte") cen un borde de manera para que puedan ser pegados en las ranuras talladas en madera o hueso. Esto creó una especialidad para ser usada como proyectil, bien como flechas o más probablemente como lanzadores de lanza, lo que supone una ventaja significativa sobre las lanzas de mano ya que al enfrentarse a un feroz búfalo (o competir humano), con un arma de proyectiles de este tipo se aumenta el alcance de la matanza y se disminuye el riesgo de lesiones de los cazadores.

La piedra utilizada para producir estas hojas especiales se transformó cuidadosamente para facilitar la formación de escamas gracias a un proceso complejo llamado "tratamiento térmico", un avance tecnológico que también aparece temprano en la costa de África del Sur y reportado por el mismo equipo de investigación en 2009. La investigación sobre las herramientas de piedra y la anatomía neandertal sugiere que los neandertales carecían de auténticas armas de proyectil.