viernes, 28 de diciembre de 2012

Los abrigos de las Peñas de Cabrera y el Dolmen de Tajillo en Casabermeja ya son BIC.

Las cavidades concentran abundantes pinturas y grabados que contienen valiosas representaciones rupestres.

Los abrigos de las Peñas de Cabrera y el Dolmen de Tajillo en Casabermeja ya son BIC.
La Junta de Andalucía ha inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Zona Arqueológica, el Bien de Interés Cultural (BIC) denominado abrigos de Peñas de Cabrera y Dolmen del Tajillo, situado en el término municipal de Casabermeja.

Los valores de la zona radican en una extraordinaria concentración de cavidades en las que se constata la existencia de abundantes pinturas y grabados, además de material arqueológico en superficie, cerámico y sílex, y de restos estructurales, principalmente de un dolmen, según han informado desde la administración andaluza.

Dado su interés y características, el complejo forma parte del programa que se está desarrollando desde el Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera para poner en valor una serie de yacimientos cercanos y hacerlos visitables, han manifestado a través de un comunicado.

Los abrigos de Peñas de Cabrera se ubican en Casabermeja. La totalidad del yacimiento recibe el nombre de uno de los enclaves, el de Peñas de Cabrera, también conocido como Las Piedras de Cabrera, aunque el complejo se compone de una importante serie de abrigos con manifestaciones rupestres, tanto pinturas como grabados.

Las manifestaciones rupestres se localizan en abrigos de areniscas y están datadas en época postpaleolítica. Se caracterizan por su carácter esquemático y se pueden reconocer desde motivos aislados a agrupaciones en complejas composiciones, han precisado desde el Gobierno andaluz.

Mayoritariamente, las figuras se realizan mediante digitaciones, usando diferentes tonalidades de rojos, predominando los antropomorfos, con formas muy variadas, algunos con elementos añadidos, representando tocados, atuendos, armas, etcétera. Los signos pintados también son diversos y típicos de estas manifestaciones, localizándose motivos circulares, ramiformes, bitriangulares, cuadrangulares, reticulados, pectiniformes y oculados.

Entre las asociaciones más frecuentes se encuentra la de un antropomorfo relacionado con un signo cuadrangular con barra inscrita, mientras que entre los grupos destacan los antropomorfos, la mayoría de las veces combinados con signos.

En cuanto a los grabados se observan dos tipos, cazoletas y grabados lineales, y se ubican tanto en el interior de los abrigos como en el exterior de los mismos, en superficies horizontales. En asociación con los abrigos aparece una serie de estructuras de difícil interpretación por su singularidad aunque en algunos casos se pueden considerar como recintos formados por piedras.

En concreto, la estructura de mayores dimensiones, también conocida como 'el atrio', tiene forma de semicírculo y se sitúa delante de los abrigos principales, han apuntado.

Como complemento de estos elementos y en relación con el espacio ritual y simbólico de los abrigos se localiza el dolmen del Tajillo. Tras su excavación se comprueba que la estructura megalítica se compone de cámara ovalada y un pasillo dividido en dos partes que sirvió de tumba a tres individuos. El ajuar está formado por material cerámico, representado por cuencos globulares y hemisféricos, platos, etcétera; pero complementado sobre todo por piezas de sílex, entre otros elementos.

Por último, el estudio ocupacional de la zona permite identificar restos de materiales pertenecientes a época romana y medieval. También a este último período corresponderían, posiblemente, unos frentes de cantera y una serie de grabados cruciformes. De momentos posteriores, ya modernos, son algunas estructuras dispersas, una calera y dos eras.