martes, 4 de diciembre de 2012

O Barco consolida la 'Cova do Polbeiro' y la torre medieval.

La Cova do Polbeiro, una bodega tradicional excavada a escasos metros de la torre de O Castro, está en estado ruinoso.

Estado en que se encuentra la 'Cova do Polbeiro', de O Castro, que restaurará el Concello.
Mientras la maleza y suciedad invaden su interior, un par de puntales sujetan las pocas vigas de madera que impiden que se derrumbe y ponga en peligro la estabilidad de los restos de la fortaleza medieval. Para consolidar ambas construcciones, el Concello acometerá la restauración de las reducidas galerías de la bodega. El proyecto tiene un presupuesto de 39.547 euros, que asume en su mayor parte la Asociación Galega de Desenvolvemento Rural, aportando 32.729 euros. Este organismo de la Consellería de Medio Rural e do Mar la incluyó entre las subvenciones que destina a las iniciativas dinamizadoras de las áreas rurales. La diferencia será asumida por las arcas municipales.

Las obras de la 'Cova do Polbeiro' consistirán fundamentalmente en la limpieza de su interior y en la consolidación integral de las paredes. 'Es fundamental para garantizar la estabilidad de la muralla y conseguir su puesta en valor, así como la de la cueva y de los restos de la torre', afirmaron fuentes municipales. Añadieron que 'si no se lleva a cabo esta rehabilitación podría verse afectada la muralla, situada por encima de la cova'.

Los trabajos deberán estar rematados en julio de 2013, aunque no serán los primeros ejecutados en la bodega. Hace aproximadamente una década, la Escuela Taller de O Castro, que promovió el Concello y coordinó el ex concejal Gonzalo Rodríguez ya había realizado varias mejoras, aunque la carencia de fondos impidió rematar las obras.

El alcalde, Alfredo García Rodríguez, destacó ayer la importancia de la restauración de la 'Cova do Polbeiro'. El regidor incidió en la mejora que supondrá para la estabilidad de la torre medieval.

La actuación complementa los trabajos de rehabilitación de la construcción medieval, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1970. La fortaleza fue construida en tres etapas, en los siglos XIV, XV y XVIII. En el pasado mes de marzo comenzó la ejecución de un proyecto que persigue su rehabilitación, consolidando los muros y creando un mirador de acero en su interior. La colocación de paneles informativos completa las mejoras previstas.

La rehabilitación de la torre de O Castro supondrá una inversión de 566.546 euros. El 75 % será aportado por el Ministerio de Fomento, que la incluyó en el 1 % del presupuesto que destina a actuaciones culturales. El resto lo asumieron las arcas municipales. La finalización de los trabajos fue fijada en el 27 de marzo de 2013.

Vía: La Región