lunes, 24 de diciembre de 2012

Tebas, “La Ciudad de las 100 Puertas”.

Tebas (nombre griego) fue la capital del Imperio Medio e Imperio Nuevo de Egipto; estaba situada en la actual población de Luxor.
Tebas, la antigua ciudad llamada Uaset “la ciudad del cetro uas”, que fue descrita por Homero como “la ciudad de las cien puertas”, por las innumerables puertas abiertas en sus murallas aunque, posteriormente, fue denominada en árabe Al-Uqsur, “los palacios”, por los restos de los monumentales edificios religiosos, que fueron considerados antiguos palacios.
Tebas sucede a Menfis (c. de 2050 a. C.) como capital durante la undécima dinastía egipcia, siendo durante más de mil años la capital del Antiguo Egipto, residencia de faraones, ciudad sagrada y morada de los Sumos sacerdotes de Amón. Se estima que en el momento de mayor auge, durante el Imperio Nuevo, pudo albergar más de 650.000 habitantes.
Hacia 2150 a. C., durante el Primer período intermedio se origina la dinastía XI, cuyos líderes, nacidos en Tebas, mantuvieron constantes disputas contra los gobernantes de los nomos vecinos, primero para obtener zonas de influencia, después para controlar todo el territorio egipcio. Mentuhotep II, cerca de 2025 a. C., tras la conquista de Heracleópolis Magna unificará todo Egipto bajo su mando; es el comienzo del Imperio Medio de Egipto, cuyos faraones instauran la capital en su ciudad nativa: Tebas.
Hubo algunos periodos en los cuales Tebas perdió la capitalidad, aunque seguiría conservando su importancia como gran centro religioso:
1800 a. C. – 1550 a. C. Segundo período intermedio: invasión de los hicsos y la capital se trasladó a Avaris, en el delta del Nilo.
1352 a. C. – 1337 a. C. Durante el reinado de Ajenatón (Akenatón), del Imperio Nuevo, que instauró el monoteísmo y fundó una nueva capital, Ajetatón, en la actual zona de Tell el-Amarna.
1070 a. C. – 650 a. C. Tercer periodo intermedio: crisis interna, Egipto se divide, surgiendo varios gobernantes de dinastías coetáneas, con capitales propias, como Tanis.
Asarhaddón de Asiria, en 661 a. C., y posteriormente Asurbanipal, saquearon la ciudad originando su declive. Egipto es conquistado por Alejandro Magno en 332 a. C., y sus sucesores, los faraones de la dinastía Ptolemaica, gobernarán desde Alejandría, la nueva capital de Egipto.
Tebas es un enclave indispensable para el conocimiento de la Historia; sus asombrosas ruinas perduran todavía, extendiéndose a ambos lados del Nilo. En la ribera oriental hay dos poblaciones, Luxor y Karnak, distantes media hora de camino, construidas en medio de las ruinas milenarias; en la ribera occidental hay un conjunto de palacios y templos que conducen a extensas necrópolis.
El templo de Luxor y el conjunto de Karnak estaban unidos por un paseo procesional (dromos), flanqueado por una doble hilera de esfinges, que debió contener más de mil estatuas. De estos templos, el mayor fue el erigido en honor del dios Amón, en Karnak, rodeado por un muro de más de dos kilómetros de largo con la célebre sala hipóstila, o vestíbulo de columnas, el más grande del mundo, pues tiene una longitud de unos cien metros, albergando 134 columnas, doce de las cuales con más de veinte metros de altura.