viernes, 14 de diciembre de 2012

Últimos descubrimientos en el Foro de Roma.

La arqueóloga Patrizia Fortini propone una reinterpretación de la Cárcel Mamertina, en la que se han hallado indicios de prácticas de culto.

La Cárcel Mamertina. En la parte izquierda se observa la escalera que conduce al Tullianum.
Entre los diversos edificios del área del Foro Romano que siguen planteando incógnitas y enigmas, uno de los más interesantes es la Cárcel Mamertina, también llamada Tullianum. Generalmente se ha creído que desde tiempos de la República fue donde se ejecutaba a los prisioneros extranjeros; la tradición cristiana cuenta que fue allí donde estuvieron presos los apóstoles Pedro y Pablo. Pero Patrizia Fortini, directora arqueológica del Foro de Roma, ha llegado a una conclusión diferente después de llevar a cabo una nueva investigación arqueológica del lugar.


De cárcel a iglesia.


La doctora Fortini expuso los resultados de este estudio en la sede de la editorial RBA de Barcelona, acompañando una presentación audiovisual que puede verse en la web . La Cárcel Mamertina fue convertida en iglesia cristiana, lo que explica que los arqueólogos hayan encontrado restos de unos notables frescos medievales, de los siglos XI al XIV. En un nivel inferior, en el que se encuentra la antigua prisión republicana, los arqueólogos han explorado un hoyo de sección cuadrada, en el punto donde se hallaban tres pozos superpuestos, que ha sido interpretado como una fuente; en el lado opuesto se localizó un agujero rectangular, sellado con arcilla, que ocultaba fragmentos de cerámica, cenizas, arcilla y huesos de animales. Se trataría, pues, de un depósito votivo, lo que sugiere que el Tullianum fue un espacio de carácter sacro.