viernes, 11 de enero de 2013

Hallan indicios de que una tumba egipcia inédita fue centro de momificación.


El Instituto de Estudios del Antiguo Egipto (IEAE) que trabaja por cuarto año consecutivo en una campaña de excavación en la mayor tumba inédita de la dinastía XVIII de la antigua ciudad de Tebas, en Luxor (Egipto), ha encontrado indicios de que el lugar fue un centro de momificación.
Según informa hoy en una nota la Fundación Gaselec, organismo que financia actualmente en exclusiva este proyecto, se han encontrado en la primera semana de reinicio de los trabajos sacos de natrón, restos de tejido y una cabeza perfectamente momificada, que ha sido puesta en manos de la experta conservadora del equipo español para su consolidación y posterior estudio.
Los especialistas españoles, a los que este año se ha sumado una melillense, María José García, becada por la Fundación Gaselec, que tiene su sede en la ciudad autónoma, trabajan en la tumba 28 que perteneció del visir Amen-Hotep Huy, correspondiente al reinado de Amen-Hotep III (Imperio Nuevo, hacia 1360-1353 antes de cristo).
También han aparecido restos de estuco del techo jeroglíficos, ushebtis, así como un fragmento de papiro en demótico, muy delicado, pero del que se ha podido identificar un pasaje del Libro de los Muertos.
La intención en esta nueva temporada de excavaciones y estudios, que supone llegar al ecuador del proyecto, es la de alcanzar la roca madre en el interior de la capilla donde se está trabajando para comprobar si hay una rampa de acceso a otra sala.
El trabajo científico del equipo está destinado a aclarar un período "oscuro" dentro de la historia de Egipto, como es la transición de una religión politeísta a un monoteísmo basado en el sol y la purga intelectual que ello supuso, y que borró la identidad de los detractores de la nueva ideología, entre los que se encontraba el visir Amen-Hotep Huy.
Vía: Ideal