sábado, 2 de febrero de 2013

Arqueólogos españoles descubren en Luxor el sarcófago intacto de un niño.

El pequeño habría sido envenenado hace unos 3.500 años y fue venerado por los habitantes del antiguo Egipto.


Fotografía facilitada por el Ministerio de Estado egipcio
para las Antigüedades del hallazgo del ataúd. / Efe
Un equipo de arqueólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto en Luxor el sarcófago intacto de un niño que vivió durante la época de la dinastía XVII. El sarcófago data del 1550 antes de Cristo, con lo que tiene una antigüedad de unos 3.500 años. Las radiografías realizadas por los investigadores apuntan a que el niño podría haber fallecido a los 5 años.

Según fuentes del CSIC, el descubrimiento tuvo lugar durante la XII campaña del Proyecto Djehuty, que coordina el investigador José Manuel Galán, en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental del río Nilo a su paso por la localidad de Luxor, antigua Tebas
El sarcófago, elaborado en madera, mide 90 centímetros de largo y carece de decoración pintada o escrita. El estilo de la talla y la fina capa de pintura blanca que lo recubre son similares a las ocho figuras de madera, shabtis, que fueron encontradas en las inmediaciones de la sepultura.
"Este descubrimiento es de especial importancia ya que se trata de un ataúd intacto y, junto los objetos que lo acompañan, puede aportar gran cantidad de información sobre una época de la historia del antiguo Egipto sobre la que se sabe muy poco", ha explicado el investigador del CSIC.
Tanto los shabtis como unas piezas de lino desenterradas junto a ellos contienen el nombre de Ahmose o Ahmose-sa-pa-ir, un príncipe heredero que vivió en transición de la dinastía XVII a la XVIII y que murió siendo niño. Por razones que se desconocen, Ahmose fue venerado como un santo de la necrópolis, recibió culto durante 500 años y fue incluido dentro de las listas de reyes que se confeccionaron muchos años después. "Por los objetos encontrados creemos que este lugar de enterramiento podía estar reservado a miembros de la realeza, sin embargo aún desconocemos la identidad de la momia encontrada, ya que el sarcófago no contiene ninguna inscripción", ha añadido Galán.
Vía: El Correo