miércoles, 13 de febrero de 2013

Se cuestiona los hallazgos encontrados en Machu Picchu.

El santuario despierta la ambición de los buscadores de tesoros.
Una noticia, difundida primero por la página web Rumbos del Perú y repetida en varios otros portales, llamó la atención de las redes sociales desde anteanoche. 


En ella se aseguraba que el francés Thierry Jamin, provisto de un georradar, había determinado la ubicación de la tumba de Pachacútec en un área de Machu Picchu. Incluso también detallaba que en ese mausoleo había piezas de oro y plata, de acuerdo con lo que la tecnología le informaba.

Ante ello, voces autorizadas como David Ugarte Vega Centeno, director regional de Cultura del Cusco, o el arqueólogo Luis Lumbreras, uno de los mayores especialistas sobre este sitio prehispánico, pusieron en duda estas aseveraciones.

Ugarte, quien calificó a Jamin de aventurero, indicó a la prensa que el santuario ha sido huaqueado y saqueado en gran cantidad de veces. "El último en llegar fue Hiram Bingham", comentó.

La caza del tesoro
El funcionario comparó en cierta manera el interés de Jamin con las antiguas búsquedas del Paititi o El Dorado. "Luego de la búsqueda del Paititi y El Dorado en los pasados siglos, ahora la fiebre es encontrar tesoros en Machu Picchu", mencionó  que son numerosos los "buscadores de tesoros" que llegan a estos lugares.

Añadió que lo que manejan Jamin y compañía es más una intuición que una hipótesis de trabajo, y que no es válida para embarcarse en una aventura así. Por otro lado, recordó que sólo el Estado debe evaluar si es pertinente o no realizar excavaciones y que este tipo de labor debe estar a cargo de académicos responsables. En ese sentido, alertó que este tipo de anuncio puede despertar una ola de huaqueo.

Poco serio.

Por su parte, Lumbreras hizo notar que Crespy no es conocido en el mundo de la arqueología profesional. "La competencia arqueológica ahora es profesional. Es muy difícil ver las cosas como era hace muchos años, con descubridores que de pronto aparecen y dicen 'hay tal cosa, voy a excavar", mencionó.

Concordó que es aventurado asegurar que hay oro y una tumba en una zona específica de Machu Picchu.

Sin embargo, Lumbreras mencionó que esta tecnología permite saber si hay oquedades y resistencia en el suelo, pero que no se obtiene una fotografía como la que se asegura haber tenido. "No le veo mayor seriedad al asunto", concluyó.

El arqueólogo manifestó al Diario Oficial El Peruano que "ese lugar fue sumamente saqueado durante la Colonia e inicios de la República, cuando Bingham lo descubrió ya había sido incendiado más de una vez".

Aunque admitió que no le extrañaría que exista una tumba o mausoleo de Pachacútec, pero no cree "que exista algo, todavía incluso con oro, en esa zona".

Riesgos de infraestructura.

Dirección regional de Cultura aseguró que supuesta presencia de metales preciosos no es suficiente motivo para desmontar edificios de Machu Picchu.

Movimiento de piedras en área donde se especula que existe una tumba inca pondría en riesgo muralla de santuario.

Luis Lumbreras recordó que el santuario de Machu Picchu ha sufrido saqueos desde la época de la Colonia, así como numerosos incendios.

Vía: El Peruano