domingo, 24 de marzo de 2013

El primer restaurante giratorio del mundo era romano.

Arqueólogos franceses creen haber descubierto el comedor del emperador romano Nerón: el primer restaurante giratorio del mundo. 

En la foto, el pilar apoyaba un suelo giratorio de madera.
El emperador romano Nerón (54-68 después de Cristo) puede que no haya sido un buen gobernante, o al menos esa es la fama que le ha precedido. Eso sí, había una cosa que el tirano sabía hacer mejor que la mayoría de los regentes que le antecedían o sucedían: celebrar fiestas. El centro de estas comilonas eran unos aposentos nobles que el historiador Suetonio describe en la biografía del emperador como "en los comedores existen techos revestidos de placas de marfil móviles por las cuales se puede tirar flores y regar perfumes. El comedor principal era una rotonda que giraba día y noche como el espacio exterior”.

Parece que el equipo de excavación de Françoise Villedieu, del Centre Camille Jullian, de la Universidad de Provence Aix-Marseille (Francia), se ha topado con este restaurante giratorio: la construcción redonda, situada en la colina romana del Palatino, tiene un diámetro de 16 metros. En el interior se encontraron restos de un pilar de ladrillos, de unos cuatro metros de grosor, que probablemente sostenía un techo de madera. Sobre este, según parece, estaba instalado un sistema hidráulico que giraba una plataforma que era el suelo del comedor. La construcción es un diseño de los arquitectos estrella de Nerón, Celer y Severus.

Después del gran incendio de Roma, del año 64 después de Cristo, recibían el encargo de construir un nuevo palacio. El emperador estaba sumamente satisfecho con el nuevo y suntuoso hogar. Por fin, decía, vivo en un domicilio digno de un ser humano. Pero los días festivos de Nerón estaban contados: se suicidó pocos meses después de mudarse a la "Casa Dorada“.

En la foto, el pilar apoyaba un suelo giratorio de madera.

Vía: Mundo Geo