martes, 19 de marzo de 2013

La precaria conservación, principal amenaza del arte rupestre andaluz.

Pinturas rupestres en Jaén. / J. M. PEDROSA
La Unesco declaró hace 15 años Patrimonio Mundial un total de 69 yacimientos de arte rupestre prehistórico, de los estilos levantino y esquemático, en las sierras de Jaén, Granada y Almería. Se trata de pinturas en abrigos poco profundos y en paredes verticales con más de 6.000 años y que suponen las primeras expresiones artísticas del hombre.
El deficiente estado de conservación es la principal amenaza de muchas de estas pinturas rupestres, en parte porque se trata de bienes dispersos y expuestos a la acción del hombre. Los Ayuntamientos apenas cuentan con recursos para su mantenimiento y protección, aunque son conscientes de que suponen un atractivo turístico para sus municipios. Es el caso, por ejemplo, de la localidad jiennense de Aldeaquemada, en el parque natural de Despeñaperros, que presume de tener el conjunto más importante de arte rupestre con pinturas que hacen referencia, principalmente, al mundo de la caza. Sin embargo, solo el yacimiento de la Tabla del Pochico está vallado y abierto a las visitas, eso sí, previa solicitud de la llave en el Ayuntamiento. “No recibimos dinero de la Unesco, pero claro que supone una promoción para el municipio”, admite el alcalde, Manuel Fernández.
El de la Tabla del Pochico es uno de los yacimientos que hace tres años obtuvo el distintivo de Itinerario Cultural por parte del Consejo de Europa. Un reconocimiento con el que se busca una mayor protección para estos abrigos rocosos, cuevas, covachas o barrancos en los que se ha encontrado algunas representaciones figurativas que van desde trazos geométricos a escenas de caza, recolección, danza o guerra, incluyendo figuras humanas y de animales.
También destacan las pinturas rupestres de la Sierra de los Vélez, en el norte de Almería, principalmente las de Los Letreros y Cuevas de Ambrosio. Datan del Paleolítico y el Neolítico y se localizan entre los municipios de Vélez Blanco y María. “Hay que trabajar para conservar el legado más profundo de nuestro pasado”, aseguran el historiador Julián Martínez y la arqueóloga Carmen Mellado en la Guía de arte rupestre en la comarca de los Vélez, editada por la Junta.
Precisamente, los arqueólogos Sergio Ripoll y Francisco Javier Muñoz, sostienen que han encontrado en Almería el primer retrato de la humanidad. Se trata de un grabado hecho hace más de 23.000 años en la pared de una cueva de Vélez Blanco y que representa un rostro humano de perfil, según sus descubridores.
Mientras tanto, otros abrigos de arte rupestre andaluz aguardan su inclusión en la exclusiva lista de la Unesco. Son los casos del llamado Arte Sureño que se encuentra en las provincias de Málaga y Cádiz, cuya protección apoyó el Parlamento andaluz por unanimidad en 2006. Se trata de más de 180 cuevas y abrigos en los que existen representaciones prehistóricas en forma de pinturas y grabados, destacando la famosa Cueva de Nerja.