sábado, 30 de marzo de 2013

Los Egiptólogos checos descubren en Sudán una necrópolis de cazadores prehistóricos.

Los egiptólogos de la Universidad Carolina de Praga descubrieron en la zona de Sudán central una enorme necrópolis de cazadores y recolectores entre 8.000 y 10.000 años, de antigüedad. En el yacimiento se hallan enterradas entre 400 y 450 personas.


En la sierra sudaní Sabaloka, a unos 80 km al norte de la capital Jartum, un equipo de arqueólogos checos encontraron en 2009 los restos de lo que parecía ser un asentamiento de cazadores prehistóricos e iniciaron las primeras excavaciones. Ahora los trabajos han empezado a dar sus primeros frutos. El equipo organizado por la Universidad Carolina de Praga topó hace unos meses con una inmensa necrópolis que contenía los restos de entre 400 y 450 personas.
Una vez exhumadas las primeras sepulturas, los arqueólogos han dedicado las últimas semanas a recopilar los restos y datarlos. Se supone que las tumbas pueden tener entre 8.000 y 10.000 años de antigüedad, justo en la época que supuso la transición entre las sociedades de cazadores-recolectores y las agrícolas. Los restos pueden aportar de hecho nuevos datos sobre la manera de vivir y la economía de los habitantes del Sudán de aquel entonces, y también, sobre la aparición de la cría de ganado.
Miroslav Bárta, director del Departamento de Egiptología de la Universidad Carolina, nos acerca el tema.

„La investigación sigue en marcha pero ahora ya está claro que tiene un valor histórico enorme, sobre todo en lo que se trata de la historia de la humanidad y su arraigamiento. En esta época, o sea en la época de la neolitización, el hombre vivía de la caza, la pesca y el sacrificio de animales. También tenemos datos del clima, que era mucho más húmedo, con inundaciones muy frecuentes. Además el yacimiento es enorme en proporción a la población de aquella época. No se había encontrado nada así en ninguna otra parte de África, así que es un hallazgo verdaderamente único“.
Aparte de la necrópolis los arqueólogos hallaron una red de asentamientos de la época anterior al desarrollo de la agricultura, que son considerados unos de los más importantes en África de noreste por la densidad y la riqueza. Lo único que podría poner en peligro el proyecto de las excavaciones es la planificada construcción de una presa sobre el río Nilo.
Hasta ahora se han encontrado aproximadamente 30 restos de esqueletos y algunos de los hallazgos han sido trasladados a la República Checa para ser examinados. Los investigadores tratarán de averiguar el estado de salud y las condiciones en las que vivían estos africanos prehistóricos. Entre los objetos que se han encontrado en las tumbas destacan los adornos corporales: collares y colgantes de conchas, cáscaras de huevo de avestruz y huesos. Aunque también se han hallado fragmentos de agujas de hueso y utensilios domésticos hechos de huesos y cuernos de animales.

Los checos componen la primera expedición arqueológica operando en la zona de la sierra Sabaloka en el Alto Nilo, pero cuánto tiempo durará la permanencia de los investigadores es una cuestión que depende de la subvención de la ciencia en general. Sin embargo, según Miroslav Bárta, en el caso de este proyecto, no se requieren tantos recursos financieros para su realización, por lo que espera que pueda continuar este año.