sábado, 27 de abril de 2013

El Castro de Viladonga estará en obras hasta el mes de septiembre.

Una empresa de arqueología realiza la segunda fase de consolidación.
Los trabajos de restauración de los muros los está realizando una empresa especializada en arqueología.
El Castro de Viladonga estará en obras hasta el mes de septiembre. Los trabajos de consolidación de los muros de las diferentes estructuras y la limpieza del entorno comenzaron la semana pasada. Se ejecutarán con cargo a fondos Feder. La actual es la segunda fase.
Los operarios de la empresa BIC, especializada en arqueología, con la que contrataron las obras, empezaron la semana pasada a desmontar las estructuras para volver a montarlas y consolidarlas. Las obras están supervisadas por el Museo del Castro de Viladonga, según señaló su director, Felipe Arias Vilas.
Las construcciones de conjunto arqueológico -viviendas, corrales y almacenes- volverán a cubrirlas con terrones de hierba, como estaban para una mejor conservación.
Felipe Arias apuntó que decidieron ejecutar estos trabajos al constatar la fragilidad de las estructuras del castro. El estado aconsejó redactar un proyecto para consolidarlas.
Las excavaciones en el Castro de Viladonga comenzaron en el año 1972. Desde entonces y periódicamente se realizan trabajos de limpieza y de consolidación.
El pasado año ya ejecutaron parte de estos trabajos en un tramo de la muralla, en las estructuras de algunas zonas del denominado Barrio Norte y en la casa grande, la más amplia, que era de uso común para los habitantes.