sábado, 6 de abril de 2013

Hallan entierros de hace 1200 años en el Yucatán.

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron al menos unos 15 entierros, con una antigüedad de hasta mil 200 años, en el costado sur de la zona arqueológica de Tamanché.


Los hallazgos demuestran la importancia del lugar y la necesidad de ampliar los estudios. En la actualidad la zona cuenta con partes conservadas, sin embargo, es notable su deterioro. 
Aunque los hallazgos se ubican alejados al núcleo del sitio arqueológico, es notable su importancia, ya que podría tratarse de "una comisaría precolombina".
El rescate está a cargo del especialista del Centro INAH-Yucatán, Luis Pantoja Díaz, cuya labor se efectúa a un costado de la carretera Mérida-Progreso, así como en la vía que va de Tamanché a Santa María. Durante un recorrido por el lugar se constató que en el sitio laboran por lo menos 18 expertos.
De acuerdo con los últimos reportes, se ubicaron 15 entierros que datan del preclásico al clásico tardío (800-1050 dC). La mayoría de ellos están en posición anatómica y su cabeza dirigida al oriente, costumbre funeraria maya.
Se cree que dos de los entierros eran de personajes de la alta jerarquía, pues tenían los dientes incrustados con jade y diversos tipos de piedras preciosas, mientras que otros, sus dientes estaban limados.
En estos entierros se encontraron vasos y platos, la mayoría estaban enteros, y en otras excavaciones sólo hay tiestos de cerámica.
Los hallazgos demuestran la importancia del lugar y la necesidad de ampliar los estudios. En la actualidad la zona cuenta con partes conservadas, sin embargo, es notable su deterioro.
En el recorrido se observó que en algunos de los basamentos hay huellas de saqueo arqueológico, así como del paso de maquinaria destinada a nivelar el suelo.
Además, se evidencia la destrucción de montículos, daños causados cuando el terreno era destinado para la siembra de henequén. Se observa también que muchas de las piedras labradas sirvieron para albarradas y que son factibles para el relleno de la carretera.
El área donde actualmente se labora no pertenece al núcleo central del sitio registrado en el Atlas Arqueológico como “Tamanché”, pues está al costado sur de éste, en el cual hay grupos satélites de tipo doméstico y administrativo.
Al paso del tiempo, han sobrevivido varias estructuras, de las cuales, la más grande mide 30 metros de largo, 22 de ancho y tiene una altura de 80 centímetros, pues se trató de un sitio de poca importancia en comparación con las actividades que se efectuaban en el núcleo central de la zona.
Durante una plática con el arqueólogo José Manuel Estrada Faisal, éste lamentó el grave deterioro del área que está a un costado de la carretera federal y comentó que por todos lados hay “evidencia del paso de maquinaria pesada”.
“Incluso, se hallaron huesos humanos dispersos por varios puntos, los cuales pertenecieron a alguna osamenta maya, pero lamentablemente, el paso de maquinaria pesada se llevó buena parte de la evidencia”, puntualizó.