sábado, 18 de mayo de 2013

Peinados de moda precolombinos: los chilenos preferían los cabellos largos.

El pelo corto era símbolo de tristeza y luto.

Moda Precolombina en Chile (Dibujo de Miguel Angel Azocar, Departamento de Antropología del Museo Nacional de Historia Natural de Chile)
Todo indica que la moda de la época precolombina en Chile prefería los peinados de cabello largo, en parte como símbolo de jerarquía, mientras que el pelo corto era símbolo de luto o tristeza.
Estudios de la población prehispánica revelan que las mujeres dedicaban tiempo para ornamentar su cabello, y las personas sentían gran orgullo de llevar el pelo largo y peinado, informa Nieves Acevedo, curadora de Antropología del Museo de Historia Natural de Chile.
Por el contrario, explica la curadora, el tener cabellos cortos significaba luto y tristeza, según cronistas de la colonización española.
“Esta laboriosidad en el arreglo cefálico, involucra haber dedicado tiempo y energía”, explica Acevedo, en su reporte publicado este mes.
Para la curadora, esto indica que era una actividad llena de simbolismos, que abarcan la jerarquía, la virilidad en los hombres, la femineidad de las mujeres, el sentido puramente estético, y las motivaciones personales de aceptación o disconformidad”.
Era “una necesidad social de expresar, en forma visual y tangible, diversos sentimientos y creencias de su ideología”, dice Nieves Acevedo, además de llevar implícita la idea de embellecimiento y sentido de ornamentación del cuerpo.
La importancia de los cabellos largos era tal, que cuando los españoles invadieron sus territorios, una manera de castigarlos, era cortándoles la cabellera.
Remontándose más atrás en la prehistoria de Chile, restos de la cultura Chinchorro del norte del país, 8.000 años atrás, demuestran que dedicaban mucho tiempo al peinado, según sus momias, consideradas las más antiguas del mundo.
Ellos practicaban ritos mortuorios, y cuando momificaban artificialmente a sus muertos, les confeccionaban pelucas con cabello natural y sofisticados peinados.

2 comentarios :

Medina Arturo Fabián dijo...

Cuidar el cabello en aquella época no habrá sido cosa fácil. Me imagino que ostentar una cabellera abundante y bien cuidada marcaría una diferenciación social fácilmente observable. Muy interesante. Saludos colegas!

José Antonio Cabezas Vigara dijo...

Estoy de acuerdo Fabián. Cualquier elemento corporal u ornamental debió ser un signo de distinción social en aquella época.