viernes, 19 de julio de 2013

Buscan los restos de un naufragio en Campeche.


Desde hace 18 años, la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH está en búsqueda de los restos de un barco que naufragó en las profundidades de la Sonda de Campeche en 1631. Ahora, la investigación será detenida durante un año y según El Universal, la arqueóloga Pilar Luna asegura que será hasta el verano del próximo año cuando los investigadores regresen al mar para continuar su búsqueda.
El barco en cuestión se llamaba “Nuestra Señora del Juncal” y era la nave almirante de la Flota de la Nueva España. La importancia del navío está en que además de transportar materiales para las élites del Viejo Mundo como chocolate y tintes, llevaba también un enorme cargamento de más de un millón de pesos en plata y reales. Es por esto que varios piratas o empresas cazatesoros como Odyssey Marine Exploration han intentado pedir permiso de o buscar por su cuenta los restos de la embarcación.
Los permisos no se han dado porque en 2009 se hizo un compromiso internacional en la Convención de la UNESCO de no negociar con empresas cazatesoros. Lo que este compromiso prohíbe es la explotación comercial de todo aquello que se considera como patrimonio sumergido. Pilar Luna comentó al respecto para El Universal: “Eso [el compromiso] quiere decir no a los cazadores de tesoros, sí a la unión de investigadores, a la unión de países y de instituciones para hacer la investigación del vasto patrimonio sumergido.”
Según el INAH, en México se protege al patrimonio con la creación de un inventario y sólo en el Golfo ya se han encontrado más de 200 sitios para explorar. Sobre el naufragio de “Nuestra Señora del Juncal”, el equipo de Pilar Luna ha logrado delimitar un área potencial –para encontrar la locación exacta del barco– de mil quinientos kilómetros cuadrados en la Sonda de Campeche.
Para la expedición del año pasado, los investigadores del INAH colaboraron con expertos estadounidenses a bordo de un barco del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, así que de eso se trata; hacer equipo para lograr encontrar los restos de la nave. Los detalles de la expedición e investigación y la historia del navío se mostraron al público el martes pasado en el documental Tras la huella del Juncal: Crónica de una expedición. Este documental es parte del segundo Ciclo de Documentales de Arqueología Subacuática en donde se estarán presentando proyectos en el Museo Nacional de Antropología durante este mes.
Vía: Unocero