sábado, 3 de agosto de 2013

Investigadores de la UPV y la UV aplican láser escáner y otras técnicas para documentar el Arte Rupestre Levantino.


Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universitat de València (UV) han desarrollado una nueva metodología de documentación arqueológica aplicada al Arte Rupestre Levantino que integra tecnologías de última generación como el láser escáner terrestre y técnicas fotogramétricas, según han informado las instituciones en un comunicado.

El trabajo desarrollado por los investigadores valencianos permite generar modelos fotorrealísticos en 3D de las pinturas rupestres, facilitando el estudio y las tareas de conservación de los arqueólogos. Además, supone una herramienta "muy valiosa" para acercar al público el arte rupestre de la Comunitat, han señalado las mismas fuentes.

El nuevo método ha sido aplicado ya en diferentes enclaves del Arte Rupestre Levantino, como el Cingle de la Mola Remígia, la Cova Remígia y la Cova Saltadora, todas ellas situadas en el entorno del Parque Cultural de Valltorta-Gassulla, bajo la supervisión del profesor Valentín Villaverde, catedrático de Prehistoria y Arqueología de la UV. Sus resultados fueron publicados en el Journal of Archaeological Science.

El profesor José Luis Lerma, investigador del Grupo de Investigación en Fotogrametría y Láser Escáner de la UPV, ha explicado que el sistema recopila una detallada documentación métrico-visual de calidad de los conjuntos pictóricos sin necesidad de mantener contacto directo sobre los motivos dibujados y el soporte.

   Actualmente, ha indicado que los arqueólogos analizan el estilo, la composición, los materiales, etc. abordando el análisis de las figuras en 2D. "Pero hay que tener en cuenta que en los abrigos o cuevas hay muchos quiebros, grietas o cambios de plano, lo que supone un hándicap para su estudio. Ahora somos capaces de integrar los calcos de los arqueólogos sobre modelos fotorrealísticos 3D que ensalzan la representación gráfica del conjunto", ha destacado.

El proceso para la obtención de los modelos 3D comprende un levantamiento topográfico-fotogramétrico mediante láser escáner georreferenciado a partir de soluciones GNSS y captura fotográfica de todo el conjunto. En paralelo, los investigadores llevan a cabo una toma fotogramétrica de todos los motivos, paneles y abrigos para complementar las nubes de puntos.

"A partir de las nubes de puntos --ha agregado el profesor Lerma-- se generan los modelos 3D primero de conjunto y después de cada una de las figuras, y le damos color con técnicas fotogramétricas que permiten reproyectar los calcos sobre los modelos con un nivel de calidad difícilmente superable. Al reproyectarlo, el arqueólogo ya lo está viendo en verdadera magnitud, lo que facilita el estudio y análisis de las pinturas".

El trabajo final, en lugar de acabar solo en un plano, vuelve a los arqueólogos en 3D, "lo que abre las puertas de la interacción multimedia y la divulgación científica de nuestro legado patrimonial a la sociedad", ha resaltado el experto.