jueves, 31 de octubre de 2013

Los investigadores buscan el rastro genético del “Hobbit” en la población actual de la Isla de Flores.

Hombre moderno y Homo floresiensis.
Los investigadores del Instituto de Biología Molecular Eijkman, en Yakarta, colaboran con sus homólogos de Estados Unidos para buscar la presencia de genes prehistóricos del hombre de Denisova y del Homo floresiensis en los humanos actuales de la isla de Flores. "Nunca antes se había pensado que podía existir genes del hombre de Denisova y del Homo floresiensis en nuestros genes o en los de ellos [habitantes de Flores]. Vamos a profundizar en este tema", dijo Herawati Sudoyo, la subdirectora del Instituto Eijkman de Yakarta.

Herawati indica que Indonesia fue el hogar de una amplia variedad de antiguos homínidos. Fue allí donde se encontró al Homo floresiensis, conocido como el 'Hobbit', cuya evolución sigue siendo todavía un misterio. Indica Herawati que "aún no podemos probar, a través de las pruebas de ADN, si el Homo floresiensis es una nueva especie homínida o si es así de pequeño a causa de ciertas enfermedades".

Aunque los antropólogos han determinado que físicamente los antiguos humanos de Liang Bua, en Flores, son diferentes a otros homínidos, Herawati dice que hay otras diferencias que podrían ser determinadas y analizadas con precisión a través de las pruebas de ADN. Argumenta que estas diferencias "pueden determinarse, desde de una perspectiva más amplia, con un escaneo completo del genoma. Se puede extraer otros aspectos del metabolismo, la nutrición, la alimentación, incluyendo los genes relacionados con la susceptibilidad a enfermedades".

Herawati dijo que su equipo pronto comenzará a organizar los trabajos de campo en Ruteng, Flores, junto con otros investigadores de la Universidad de California, ya que es preciso tomar un buen número de muestra antes de comenzar la investigación.

Por otro lado, Richard Edward Green, un profesor asistente del Departamento de Ingeniería Biomolecular de la Universidad de California, revela que los investigadores han encontrado fósiles del antiguo hombre de Denisova también en las montañas Althai, en Siberia.

Los restos de ADN del antiguo hombre de Denisova sólo se han localizado en las poblaciones que viven al este de la línea de Wallace, a saber, en Australia, Flores, Maluku, Oceanía, Papúa y Filipinas.