sábado, 19 de octubre de 2013

Los neandertales aliviaban el dolor dental con mondadientes.

Un estudio constata que los neandertales usaban mondadientes para calmar el dolor de algunas enfermedades relacionadas con los dientes, como la inflamación de encías, hecho que documenta el caso más antiguo de tratamiento paliativo asociado a una patología realizado con este utensilio.
El hábito de eliminar los restos de comida que se quedan entre los dientes con un mondadientes
está asociado al género ‘Homo’ desde hace muchos años, ya que incluso se ha documentado
su uso en dientes de ‘Homo habilis’, especie que vivió hace entre 1,9 y 1,6 millones de años.
La investigación, realizada por el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Iphes), con sede en Tarragona, en colaboración con la Universitat Autònoma de Barcelona(UAB), supone un paso adelante en la caracterización de los neandertales como una especie con un amplio abanico de adaptaciones al medio y de recursos, incluso en medicina paliativa.
El hábito de eliminar los restos de comida que se quedan entre los dientes con un mondadientes está asociado al género ‘Homo’ desde hace muchos años, ya que incluso se ha documentado su uso en dientes de ‘Homo habilis’, especie que vivió hace entre 1,9 y 1,6 millones de años.
Ahora, una nueva investigación, basada en los restos fósiles de un neandertal, ha demostrado que este homínido utilizaba los palillos de dientes con otro objetivo: calmar el dolor producido por algunas enfermedades bucales como la inflamación de encías.
El fósil en el que se ha observado esta patología fue cedido para su estudio a la UAB, junto con otros restos fósiles del yacimiento de Cova Foradà (Valencia), y posteriormente cedido al Iphes para su estudio dental y, aunque su cronología no está clara, confirman que se trata de un neandertal que vivió hace aproximadamente entre 150.000 y 50.000 años.
La investigación relaciona las marcas de mondadientes en molares de neandertales con la enfermedad periodental, ya que el fósil analizado presentaban porosidad en los maxilares y pérdida de hueso en los alveolos, ambos rasgos característicos de deterioro por enfermedad periodental.
La investigadora del Iphes Marina Lozano ha explicado que “este individuo, en un intento de aliviar las molestias que le ocasionaba la enfermedad periodental, con una fuerte inflamación de las encías que muy a menudo es sangrante, tendría molestias y utilizó un mondadientes de manera sistemática”.
“Es muy probable que además de quedarle fragmentos de comida entre las raíces dentales y las encías, el neandertal también sufriera de hinchazón de encías e intentara extraerlas para calmar el dolor, como lo haría hoy en día cualquier paciente de enfermedad periodental”, ha señalado Lozano.
El uso de palillos de dientes de manera frecuente e intensa por parte del neandertal lo evidencian los “dos surcos interproximales detectados en la zona de contacto entre dos dientes adyacentes”, ha concluido Marina Lozano.
Vía: EFE