miércoles, 30 de octubre de 2013

Un estudiante de Secundaria descubre el esqueleto de un bebé dinosaurio.

Terris hizo su hallazgo al sur de Utah después de que dos paleontólogos perdieran la muestra días antes.


Los 'Parasaurolophus' vivieron en el oeste de América del Norte

hace unos 75 millones de años.

El estudiante de secundaria Kevin Terris, ha descubierto, de manera casual, el esqueleto fósil más joven, más pequeño y más completo hallado hasta ahora del icónico dinosaurio con cresta de tubo, conocido como 'Parasaurolophus'. Se trata de un bebé de esta especie que apenas medía seis metros de largo.
Según ha señalado Terris, el esqueleto, que ha sido presentado por el Museo Raymond M. Alf de Paleontología, muestra como la característica cresta de este animal estaba empezando a crecer antes de que cumpliera su primer año de edad.
Terris hizo su hallazgo al sur de Utah (Estados Unidos) después de que dos paleontólogos perdieran la muestra días antes. "Al principio estaba interesado en ver qué era la pieza de hueso que sobresale de la roca", comentó Terris, que ha indicado que cuando descubrió que se trataba de un cráneo se quedó "paralizado". La posterior limpieza del fósil, al que han puesto el nombre de Joe, reveló que allí se encontraba casi todo el esqueleto de un dinosaurio bebé.

HACE 75 MILLONES DE AÑOS.
Los 'Parasaurolophus' vivieron en el oeste de América del Norte hace unos 75 millones de años. Esta especie es herbívora y se caracteriza por un tubo largo huesudo y hueco situado en la parte superior de su cráneo y que, según especulan los científicos, les servía como sistema de comunicación. Dicen que sonaba como una trompeta.
En el caso del fósil hallado, los investigadores han determinado que tiene un golpe bajo en la parte superior de su cabeza, que más tarde se transformaría en el tubo curvado de los adultos. "El bebé Parasaurolophus es apenas una cuarta parte de su tamaño adulto, pero ya había comenzado a desarrollar su cresta ", ha explicado el líder del proyecto científico Andrew Farke.
Este ha explicado que se trata de un hecho "sorprendente", porque los dinosaurios relacionados con esta especie no suelen presentar brotes de su ornamentación hasta que, por lo menos, están a la mitad de su crecimiento. "Parasaurolophus tenía que empezar temprano con el fin de formar su casco único", ha señalado.
Una muestra de hueso de la pierna ayudó a estimar la edad del animal, en la muerte. "Los dinosaurios tienen anillos de crecimiento anuales en el tejido óseo, como los árboles. Pero no vimos ni un solo anillo. Eso significa que creció a un cuarto de su tamaño adulto en menos de un año", ha comentado otra de las autoras del trabajo, Sarah Werning. Joe habría crecido hasta 25 metros en la edad adulta.