domingo, 20 de octubre de 2013

Un fósil hallado en Zanbrana corrige el conocimiento sobre la fauna ibérica de hace 37 millones de años.

Excavaciones en Zanbrana. (Foto: UPV/EHU)
El hallazgo de varios fragmentos fósiles (dos piezas mandibulares) de un primate Microchoerus ha rectificado el conocimiento que tenían los científicos respecto a la fauna de la península ibérica occidental durante el Eoceno superior (hace 37 millones de años). Estas piezas fósiles confirman la conexión entre las faunas de mamíferos de esta zona con el resto de Europa durante el Eoceno superior.
Hasta ahora se creía que la fauna de mamíferos de la península ibérica occidental tuvo un carácter endémico durante todo el Eoceno (entre 56 y 33 millones de años). Esto es, era diferente a los del resto de Europa, debido a que geográficamente estaba separado respecto al continente. La importante revista científica Journal of Human Evolution se ha hecho eco de este descubrimiento, alcanzado gracias al trabajo conjunto realizado entre Ainara Badiola, investigadora y profesora del departamento de Estratigrafía y Paleontología de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU, e investigadores del Institut Catalá de Paleontologia Miquel Crusafant (ICP) de Barcelona, ambos en España.
Como se ha comentado más arriba, los fósiles del Microchoerus del Eoceno superior encontrados en Álava confirman que esos primates se habían expandido tanto por el continente europeo como por la península ibérica. “La importancia del descubrimiento de Zanbrana se debe a que hasta ahora no había constancia de ningún fósil de este tipo en la península ibérica occidental. En definitiva, el hallazgo enmienda el conocimiento que se tenía de la fauna de los nichos ecológicos de la península ibérica y los diferentes entornos geográficos europeos”, resume la investigadora de la UPV/EHU Ainara Badiola.
Los fósiles del primate hallados en el yacimiento de Zanbrana ayudarán a entender mejor la biodiversidad de esa época. Así, gracias al descubrimiento, se sabe que durante el Eoceno superior coexistió, tanto la fauna endémica, “desarrollada durante millones de años de aislamiento respecto al continente”, como una común en todo el continente, que confirma la conexión entre las faunas europeas.

Zanbrana es un rico yacimiento de vertebrados fósiles, como ya confirmaba la tesis que presentó Ainara Badiola en 2004, aunque hasta ahora no se había encontrado ningún primate. “En las múltiples excavaciones realizadas se han hallado anfibios, lagartos, tortugas, cocodrilos y demás rastros fósiles que convivían en un ecosistema tropical durante el Eoceno superior. Respecto a los mamíferos se han observado marsupiales, roedores, carnívoros, artiodáctilos y perisodáctilos”, explica Badiola. Los primates Microchoerus que existieron durante el Eoceno eran nocturnos y se alimentaban de insectos. Aunque hoy en día no tienen representantes, se cree que se parecerían a los gálagos que viven en África. (Fuente: UPV/EHU)