viernes, 8 de noviembre de 2013

Los antiguos habitantes de Lima, de hace mil años, se enterraban con sus perros.

El hallazgo evidencia la importancia que tenían los perros para los antiguos habitantes prehispánicos.
Esqueleto de un perro de más de 1000 años de antigüedad encontrado en Lima (Perú).
El Complejo Arqueológico Maranga, dentro del parque de las Leyendas de Lima, sigue dando sus frutos a pesar de que se ha destruido, en gran medida, por el gran crecimiento de la Lima moderna. Y es que, recientemente, se ha hallado los restos óseos de más de cien perros de mil años de antigüedad.

Lo curioso del hallazgo es que todos los canidos se han encontrado en posición de reposo y enterrados junto a restos humanos. De esta forma, es posible que los perros se enterraran con sus dueños como parte de una ceremonia ritual ya que, además, algunos estaban provistos de alimentos para la vida futura.

Se piensa que los perros encontrados no eran de la nativa raza pre-inca sin pelo, sino que poseían un pelaje amarillento o marrón. El hallazgo destaca porque pone en evidencia la importancia que tenían los perros en las antiguas culturas prehispánicas.