lunes, 18 de noviembre de 2013

Se descubre un corredor abovedado romano en Turquía.

El antiguo pasillo encontrado nos revela algunos aspectos de la vida social de hace 2.000 años en Metrópolis. Se ha localizado incluso las huellas de un hombre y una cabra.
Los antiguos pasillos de ladrillo abovedadas, como se ve en la imagen,
se han encontrado en un buen estado de conservación.
Se localiza en la antigua ciudad romana de Metrópolis, en la actual Izmïr (Turquía), un pasillo abovedado de hace unos 2000 años. Esta ciudad romana está a tan sólo 45 kilómetros de la mítica Éfeso y hay evidencias de que estuvo poblada desde la época clásica hasta los otomanos. Está siendo excavada, efectivamente, desde hace más de veinte años y no para de sorprendernos. Los trabajos los está llevando a cabo un equipo de investigadores del Ministerio de Cultura y Turismo, la Sabanci Foundation, el municipio de Tobali y la Association of Metropolis Lovers (MESEDER).

El corredor se ha encontrado en un buen estado de conservación. Tiene cuarenta metros de largo, está construido con ladrillos cerámicos y discurre en paralelo a las murallas de la ciudad. Según parece, en un primer punto de vista, se pudo haber utilizado para el tránsito de los empleados de unas termas cercanas.

Lo cierto, sin embargo, es que todavía no se sabe con certeza para qué pudo usarse este corredor subterráneo, pero sí hay evidencias de que tuvo una intensa actividad en sus entrañas. De hecho, se ha detectado incluso las huellas de una persona y de una cabra que alguna vez, hace miles de años, pasaron por allí. Se espera que las próximas excavaciones arrojen más luz sobre los usos y costumbres de los habitantes de esta ciudad romana de Metrópolis.