viernes, 13 de diciembre de 2013

Investigadores españoles descubren en Guatemala el primer mural maya conocido pintado al fresco.

En el fresco, un grupo de personas en actitud oferente entrega regalos a un personaje destacado.
Foto: Proyecto La Blanca.
Un grupo de investigadores de la Universitat de València (UV) y de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) ha descubierto el primer mural maya conocido pintado al fresco. Se encuentra en la ciudad maya de Chilonché (Guatemala), donde se está llevando a cabo el proyecto La Blanca. La pintura se ha encontrado en el interior de una habitación de una antigua construcción maya del periodo clásico tardío, entre los años 600 y 900 d.C. Se trata, concretamente, de un palacio ubicado en la Acrópolis de Chilonché, que durante siglos estuvo escondida bajo el manto de la selva.

El hallazgo es importante porque no se conserva muchas pinturas de este tipo en la zona por la adversidad del clima, que es muy húmedo y las daña fatalmente. Además, se trata de una pintura al fresco que emplea una novedosa técnica y que tiene un valor artístico excepcional, ya que superpone planos y personajes. Las pinturas muestran una serie de figuras, tanto masculinas como femeninas, de diferentes tamaños y actitudes, coloreadas de negro, rojo y ocre. Están acompañadas de signos jeroglíficos en los que se menciona algunos nombres propios.

En general, el grupo de personas que se presentan están en una actitud oferente, entregando objetos a un personaje destacado.