lunes, 27 de enero de 2014

Descifran la receta de un brebaje nórdico que se consumía en la Edad de Bronce.

Arqueólogos de la Universidad de Pensilvania identifican los ingredientes del 'grog', un brebaje nórdico consumido en la Edad de Bronce. Miel, arándanos rojos, mirto, enebro y vino son algunos de los elementos de este compuesto para combatir el frío.

Vasijas pertenecientes a la Edad de Bronce. / Universidad de Murcia
¿Qué comían y bebían nuestros antepasados hace miles de años? Conocer la dieta de los diferentes pueblos de la antigüedad se ha convertido en una parte primordial de la arqueología. Y es que identificar los menús de épocas pretéritas es un aspecto fundamental para saber más sobre su estilo de vida, su organización social e incluso su comercio (para adquirir los distintos productos). Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania han conseguido descifrar los elementos que componían el' grog nórdico', una bebida alcohólica milenaria muy común en los territorios escandinavos en la Edad de Bronce utilizada especialmente para mantenerse calientes frente a las bajas temperaturas.

En concreto, el estudio ha detectado mediante técnicas de arqueología biomolecular la utilización de miel, arándanos rojos, mirto, enebro, resina de abedul y hasta cereales para la fabricación de dicho brebaje. Para lograr estos resultados, el equipo de investigadores analizaron restos de 'grog' de diferentes lugares de Suecia y Dinamarca. La muestra más antigua está datada entre el 1500 y el 1300 a. C. y se halló en el interior de una vasija de cerámica que formaba parte de un ajuar funerario de un príncipe guerrero de la localidad danesa de Nandrup. Pero también se examinaron otras muestras fechadas entre el 1100 y el 200 a.C.

Al analizar los restos de esta bebida los investigadores se toparon con una sorprendente revelación: la presencia en el 'grog' de vino importado desde el sur de Europa. Esto significa que los pueblos escandinavos habían desarrollado un comercio muy activo y, además, confirma la existencia de rutas mercantiles entre puntos enormemente alejados del viejo continente hace más de 3.000 años. Pero no solo eso, el inesperado hallazgo también pone de manifiesto la importancia que el vino adquirió en la sociedad nórdica hasta el punto de convertirse en un elemento más de la escala social.

Según el doctor Patrick E. McGovern, director del Proyecto de Arqueología Biomolecular de la Universidad de Pensilvania, este trabajo confirma la existencia de un comercio de vino entre los pueblos nórdicos y el sur de Europa desde II Milenio a. C. que fue incrementándose rápidamente con el paso de los siguientes siglos hasta desterrar prácticamente el 'grog'. Aunque según este experto algunos de los ingredientes de esta bebida local se utilizaron posteriormente como productos de las cervezas medievales. Actualmente la bebida más parecida a lo que pudo ser el 'grog' original se produce en la isla sueca de Gotland y se la conoce como 'Gotlandsdryka'.

Vía: El Correo