miércoles, 8 de enero de 2014

El castillo de Galve sigue lleno de basura y abandonado.

La Asociación vecinal reclama la rehabilitación del monumento, de propiedad privada, con un expediente de sanción bloqueado.

Castillo de Galve.
La Asociación "Castillo de Galve", una entidad sin ánimo de lucro fundada en 2006 con el objetivo de salvar de la ruina al castillo de Galve de Sorbe, ha decidido retomar con normalidad sus actividades ante el bloqueo al que el propietario del edificio ha sometido a este monumento histórico de la Sierra Norte de Guadalajara.

El castillo de Galve, de propiedad privada, se encuentra en un avanzado estado de degradación. Tras múltiples presiones por parte de la Asociación Castillo de Galve y el propio municipio, sumado a la acción de las administraciones, el anterior equipo de gobierno de la Junta de Castilla-La Mancha decidió en 2011 incoar un expediente de sanción al dueño del edificio ante el incumplimiento de las obligaciones que estipula la ley en materia de conservación del patrimonio. 

"Desde entonces, el proceso se ha estancado y permanece en una parálisis administrativa que condena al edificio a una ruina acelerada", sostiene Raúl Conde, presidente de la asociación. A lo largo de 2011, la Junta de Castilla-La Mancha comunicó la decisión de incoar un expediente de sanción al dueño del castillo por incumplimiento de la ley de patrimonio y por no satisfacer los requerimientos de la Administración, en concreto, de la Comisión Provincial de Urbanismo, para presentar el proyecto adecuado que impulsara la rehabilitación del edificio. El expediente acarrearía sanción económica, aunque el Gobierno regional pidió discreción en el proceso tanto a la Asociación Castillo de Galve como el propio Ayuntamiento de Galve de Sorbe. "Hemos cumplido escrupulosamente con esta discreción pero han ido pasando los meses, y los años, y nadie ha informado del avance de este expediente", añade Conde.

La sanción al dueño era la culminación a un proceso de negociaciones entre la Administración regional y el propietario del edificio para ejecutar no la restauración integral del monumento, pero sí al menos la rehabilitación del mismo que garantice el futuro del edificio, despeje definitivamente la amenaza de ruina y abra la posibilidad de abrir al público el castillo en los días que recoge la legislación. Dos años después, la rehabilitación del edificio permanece bloqueada. El propietario no ha movido ficha y la Administración guarda silencio.

La Asociación Castillo de Galve envió a principios de 2012 sendas cartas a Marcial Marín, consejero de Cultura del Gobierno de Castilla-La Mancha, y a José Luis Condado, delegado provincial, con el fin de solicitar explicaciones sobre el estado del expediente de sanción al dueño y conocer de primera mano. La Asociación no recibió respuesta y espera retomar el contacto con la Administración a lo largo de las próximas semanas.

Asimismo, la Asociación Castillo de Galve ha decidido reactivar su labor en todos los terrenos. La entidad estudia la organización de distintos actos de divulgación y de protesta, solicitará colaboración a otras asociaciones de la Sierra Norte y de defensa del patrimonio y acaba de inaugurar su presencia en las redes sociales con perfiles propios en Facebook y Twitter. Además, la Asociación Castillo de Galve también está ultimando acciones en el ámbito adminitrativo a fin de desbloquear la rehabilitación del castillo.

Vía: Gaudaque