miércoles, 8 de enero de 2014

La evolución ha hecho que los humanos, y otros primates, teman a las serpientes por supervivencia.

Los humanos, y otros primates, sentimos un miedo innato a las serpientes.
Un equipo internacional de científicos ha encontrado la manera de explicar el motivo por el que las serpientes inspiran tanto temor a los seres humanos e, incluso, a otros primates. Se ha realizado un estudio de los cerebros de dos monos que no viven en libertad. Los investigadores han hallado neuronas que responden selectivamente a imágenes de culebras y que envían respuestas rápidas de miedo y una reacción. Se cree que esa era la primera vez que los monos, que viven en cautiverio, veían víboras.

Posteriormente, en la publicación oficial de la Academia Nacional de Ciencia de Estados Unidos, se ha mostrado el resultado de esta investigación y, así, se refuerza la teoría de que los primates, en su evolución, han desarrollado una aguda visión para sobrevivir en la selva a la amenaza de las serpientes.