lunes, 27 de enero de 2014

Las excavaciones en el castillo de Arribalavilla de Zalamea de la Serena descubren una muralla y torres.

En esta fase también se ha vaciado de ripios el aljibe hasta su piso original.
Castillo de Arribalavilla de Zalamea de la Serena.
El castillo de Arribalavilla de Zalamea de la Serena se encuentra en su tercera campaña de excavaciones, que se inició en diciembre del 2012 y que está previsto que finalice el próximo 29 enero. Las anteriores excavaciones se realizaron en el 2007 --con cinco catas en el patio-- y en el 2010, centradas en el palacio de Juan de Zúñiga, del que solo se conserva la fachada adosada al castillo.

En esta tercera fase se están quitando escombros, limpiando el recinto amurallado y recobrando la portada principal que se encuentra en la calle Santa Prisca, hasta ahora oculta por una casa adosada a la fortificación que compró el ayuntamiento para acceder al castillo y excavar en la parte oeste. Los restos descubiertos, que se pretenden consolidar para la visita e interpretación de los orígenes del castillo, son una especie de muralla alto imperial de época romana del siglo I después de Cristo y las torres. Estaban cegadas por escombros y heces de palomos y se han adecuado haciendo accesible el paseo de ronda a través de la torre mocha. También se ha vaciado de escombros el aljibe hasta su piso original.
El siguiente paso será identificar el siglo que pertenecen los hallazgos, para lo que se enviarán las piezas al Museo Arqueológico. Según el arqueólogo Jesús Alonso, sería conveniente una nueva campaña de excavación para el acceso total a las murallas del recinto. Las excavaciones se hacen a través del taller de empleo promovido por el ayuntamiento.