lunes, 3 de febrero de 2014

En Mérida, la escultura del cuerpo de Augusto podría hallarse en el pozo del Peristilo.

Los mecenas tendrán que elegir para sufragar entre la excavación de dicho pozo, la creación de réplicas de tallas romanas o la musealización de la Sala de Firmas.
Dos personas, de visita en el Teatro Romano, observan y se informan sobre qué es el pozo del Peristilo.
Ya se conocen los tres proyectos que el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida ha propuesto y que tendrán que votar los miembros del Programa Mecenas para elegir uno de ellos y ejecutar a lo largo del año con sus aportaciones. Este año son la creación de una réplica de las esculturas de Augusto, Tiberio y Druso para el Aula Sacra, la excavación arqueológica del pozo del Peristilo, también en el mismo recinto monumental, o la musealización de la Sala de Firmas del Teatro.
Aunque en el consejo rector del Consorcio, celebrado el pasado mes de diciembre, se propuso la limpieza y restauración de las cloacas del Teatro Romano como uno de los proyectos para que financien los mecenas, el director científico del Consorcio, Miguel Alba, afirma que se ha decidido hacer una modificación. «Estamos en conversaciones con el Festival de Teatro y quizás este es un proyecto que puedan asumir ellos, aunque también colaboremos nosotros, por lo que no hará falta que lo paguen los mecenas», señala. Añade que con esta actuación se pretende solucionar el problema de la acumulación de aguas torrenciales que, algún verano, han llegado a afectar el desarrollo normal de alguna representación teatral.
Así, esta propuesta se sustituye por la creación de una réplica de las esculturas de Augusto, Tiberio y Druso para el aula Sacra. «Según con qué tipo de materiales se hagan pueden ser más caras o más económicas. Por eso las queremos hacer de resina especial con polvo de mármol. De esta forma podrán ser trasladadas en el caso de exponerse en muestras temporales sin que sufran deterioro alguno».
En cuanto a la excavación arqueológica del pozo del Peristilo, Alba explica que estos trabajos tendrán una finalidad práctica también ya que, una vez excavado el pozo, su agua servirá para regar los jardines del recinto monumental.
Alguna pieza sorpresa.
Además, durante los trabajos de excavación, piensa Alba que pueden aparecer «interesantes hallazgos» de tipo escultórico en el interior, al igual que pasó en Morería con los pozos vivienda.
Explica que, como el Peristilo era un espacio público, es posible que las esculturas que decoraban la zona puedan ahora hallarse en el interior del pozo. «En el siglo V, durante el desorden que se produjo con las invasiones bárbaras, se podría haber producido este hecho».
Incluso va más allá. Piensa que incluso pudiera aparecer el cuerpo togado del Emperador Augusto. La cabeza es la que está expuesta en el Museo Nacional de Arte Romano.
Con estos trabajos, indica el responsable del Consorcio, se recuperaría un elemento patrimonial de ese espacio público romano.
Respecto a la Sala de Firmas del Teatro, explica que este edificio en la actualidad acoge las taquillas de los trabajadores, y es donde se quiere hacer una pequeña zona de descanso.
El fin es que este sitio, en el que se hallan algunas piezas arqueológicas empotradas en sus muros, pueda ser utilizado como un lugar de patrimonio. Se quiere recuperar su antigua función, que es la de acoger las opiniones y experiencias de los viajeros sobre sus visitas al lugar, pero también colocar fotos e imágenes de lo que fueron los trabajos de excavación del Teatro y del Anfiteatro. Así se convertiría en un punto de información sobre estas actuaciones, al mismo tiempo que en zona de descanso, ya que habría bancos donde la gente podría hacer un alto en la visita del monumento.
Alba indica que también se ha hablado de que, en alguna parte, se puedan exponer datos sobre el propio Festival de Teatro, de su historia, su desarrollo, sus logros. Esto dependerá de si se lleva a cabo o no la reforma de la entrada del monumento. «Si se hace realidad esta obra que es una necesidad se podría incluir esta información en el lugar, para que la gente, al mismo tiempo que está sacando su entrada, pueda conocer la historia del Festival de Teatro. Si no fuera posible aquí, se haría en la Sala de Firmas», declara.
Se tiene la intención de que a lo largo del mes de febrero se haga la votación. Pero antes se quiere organizar una visita para que los mecenas puedan visitar in situ los espacios a elegir y comprender en el lugar la importancia que tienen cada uno de los proyectos susceptibles de mejora.
Ya se hizo el año pasado y la experiencia salió muy bien. «Incluso hay gente que cambió de opinión con respecto a la primera idea que tenían en mente para votar», indica Alba, a lo que añade que también es una posibilidad para conocer los otros proyectos. «De esta manera comprenderán que, no es que no se vayan a mejorar, sino que aguardan el momento apropiado, ya que cualquiera de ellos es beneficioso para el monumento», finaliza diciendo Alba.
Vía: HOY