viernes, 21 de febrero de 2014

¿Era común el infanticidio en la Britania romana?

Unos investigadores británicos han comprobado que el sexo del niño no era un factor que motivara el infanticidio, al menos en la antigua provincia romana de Britania.
Restos óseos de uno de los infantes hallados en el sitio arqueológico de Hambleden.
Los cartagineses probablemente sacrificaron a sus niños. Una práctica inhumana hoy en día, pero tolerada en muchas sociedades del mundo antiguo. Las fuentes escritas indican que el infanticidio fue una práctica común en la Antigua Roma. En la sociedad de la Roma clásica generalmente había una preferencia por los niños varones y por ello se ha indicado que las niñas, más que los niños, fueron víctimas de infanticidio, reconocen los autores de un estudio publicado recientemente en el diario Journal of Archaeological ScienceHace tiempo que se observa que, entre los adultos, los hombres superan en número a las mujeres en los cementerios romano-británicos. El infanticidio femenino podría ser una explicación, pero sólo es una de las posibilidades, agregan. El presente estudio -encabezado entre otros por Simon Mays, de English Heritage- pretende averiguar si el sexo o género era un factor que motivaba el infanticidio en la Britania romana.
Siete mujeres y cinco varones.
Los investigadores han analizado el ADN mitocondrial (ADNmt) de los restos óseos de 33 infantes desenterrados alrededor de 1912 en la villa romana de Yewden, en Hambleden, al oeste de Londres, que ha sido datada entre los siglos I y IV d.C. Han conseguido identificar el sexo de doce de estos 33 infantes: siete mujeres y cinco varones, es decir, una proporción bastante equilibrada. Ninguno de los infantes compartía el polimorfismo del ADNmt, lo que indica que todos procedían de diferentes madres. Estos resultados se han contrastado con otros procedentes de sitios arqueológicos romano-británicos donde también se había practicado el infanticidio. Los investigadores han concluido, por tanto, que no hay indicios de que el sexo fuera un factor que motivara el infanticidio, al menos en la Britania romana.