domingo, 9 de febrero de 2014

Reparan en Cuba una fortaleza Patrimonio de la Humanidad.

Una reparación capital reciben hoy las estructuras de madera del Castillo de San Pedro de la Roca del Morro, Patrimonio de la Humanidad e ícono visual de Santiago de Cuba.

Castillo de San Pedro de la Roca del Morro, Patrimonio de la Humanidad.
El puente que da acceso a la fortaleza es uno de los objetivos rehabilitados, a los cuales se sumarán otros elementos de ese material en la añeja edificación, sumamente expuesta a la acción nociva del salitre por su emplazamiento a la entrada de la bahía, donde el mar Caribe se adentra en la urbe.
Declarado con esa condición en 1997, el enclave patrimonial ha sido beneficiado por diversas faenas de restauración y mejoras en sus estructuras como fueron las correspondientes a la iluminación, con la colocación de potentes reflectores en la entrada y luminarias en el paso peatonal.

Considerado como notable ejemplo de la escuela de la arquitectura militar hispanoamericana, el Castillo acoge al Museo de la Piratería y sus espacios propician variadas actividades culturales, junto a la ceremonia a la puesta del sol, un hermoso y patriótico ritual diario, con el que se despide al astro rey.

Especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad se encargan de mantener el esplendor del inmueble, en cuya galería se aprecian exposiciones de artes plásticas rodeadas de un ambiente de inspiración secular.

Visitantes cubanos y de otras latitudes aprecian diariamente los atractivos del conjunto arquitectónico, cuya reparación se inserta en los aprestos de la séptima y última villa fundada por los españoles en la Isla para sus 500 años en el verano de 2015.

La fortaleza fue construida en 1638 por el ingeniero italiano Juan Bautista Antonelli, el mismo involucrado en la fortificación de La Habana, y junto a las de La Socapa y La Estrella, de menor tamaño, integraron el sistema defensivo de la villa ante los ataques navales.

Vía: Cuba Sí