sábado, 8 de marzo de 2014

Nuevas investigaciones profundizan en la identidad del pueblo vacceo.

Cajitas zoomorfas // Foto: Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg
En los últimos tres años, una veintena de investigadores de la Universidad de Valladolid, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid, todas ellas en España, han profundizado en la cultura vaccea a través del proyecto Cosimva (Cosmovisión y simbología vacceas. Nuevas perspectivas de análisis), un iniciativa financiada con 92.000 euros por parte del Ministerio de Economía y Competitividad. Los resultados obtenidos en las diferentes líneas de investigación ahondan en la identidad de este pueblo de la Edad del Hierro, el primero en asentarse en el centro del valle del Duero (desde el siglo IV antes de Cristo hasta la conquista romana).

Así lo ha detallado en palabras recogidas por DiCYT Carlos Sanz Mínguez, investigador principal y responsable del Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg de la Universidad de Valladolid, quien ha señalado que el estudio de los diferentes “artefactos” encontrados en los yacimientos de Pintia (cerámicas, cajitas, sonajas) muestra diferencias respecto a las piezas de la misma categoría encontradas en yacimientos de pueblos “vecinos”, como los vetones.

Recreación de las tres tumbas aristocráticas femeninas.
Foto: Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg
En el caso de las cerámicas, a lo largo del proyecto se ha caracterizado un nuevo tipo de producción “estrictamente vaccea”, las cerámicas torneadas negras bruñidas, piezas “muy sofisticadas” que apenas eran conocidas, como apunta Sanz Mínguez. En total se ha catalogado una treintena de piezas, clasificándose en 12 formas y siete grupos decorativos “que remiten claramente a conjuntos o espacios de élite”. Asimismo, se han catalogado cerca de 200 cerámicas decoradas a peine “específicamente vacceas” mediante técnicas de cristalografía monodimensional, grupos de simetría y estudio estadístico.

Por otro lado, entre las producciones cerámicas singulares destacan los llamados “sonajeros vacceos” asociados a la población infantil, así como las cajitas excisas o “cajitas-especieros” que se han estudiado con un alto grado de detalle. Se trata de 150 objetos con cuatro patas y asa, de aspecto zoomorfo.

El estudio de la cultura vaccea se basa en buena parte en los resultados de las excavaciones realizadas en Pintia (Padilla de Duero) entre 2011 y 2013, lo que ha permitido avanzar en el conocimiento de los sistemas defensivos y funerarios. De este modo, se han recuperado 41 nuevas tumbas (en total se han localizado 272) del cementerio de Las Ruedas, algunas de las cuales son muy significativas. Es el caso de tres tumbas aristocráticas femeninas en las que se ha documentado “una cremación a pie de tumba, la única identificada en el cementerio”, así como un elaborado banquete funerario acorde a la condición de estas mujeres fallecidas en el siglo I antes de Cristo. Además se ha podido determinar la limitación oriental del cementerio “y el cauce del arroyo de La Vega hace 2.000 años”, al que se dotó en época romana de una escollera de estelas de piedra caliza para aislar el cementerio de las avenidas.

 Por otra parte, respecto a los sistemas defensivos, los investigadores señalan que uno de los aspectos más sobresalientes del estudio arqueológico ha tenido su base en la valoración de las armas y su contexto. Para ello, se ha realizado una base de datos con más de un millar de piezas.

Según el vicerrector de Investigación y Política Científica de la Universidad de Valladolid José Manuel López, el proyecto es un ejemplo de colaboración entre científicos de diferentes áreas. “El proyecto tiene dos características fundamentales, la interdisciplinariedad y el carácter transversal, esto va en la línea en que debe ir la evolución de los procesos de investigación, la complementariedad entre investigadores de diferentes ramas”, ha subrayado. En el proyecto Cosimva han participado, además del Departamento de Prehistoria y Arqueología, los departamentos de Estructuras Arquitectónicas, Física de la Materia Condensada y Anatomía y Radiología.

En este sentido, Carlos Sanz ha explicado que recientemente el Consejo de Gobierno de la Universidad de Valladolid ha aprobado la regulación del Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg como centro de investigación, con el objetivo de mantener y proyectar la colaboración entre investigadores establecida en el proyecto Cosimva. De este modo, además de estos departamentos de la Universidad de Valladolid, formarán parte del Centro las universidades Autónoma y Complutense de Madrid y empresas bodegueras como Vega Sicilia, que también han colaborado en el proyecto del Ministerio. (Fuente: Cristina G. Pedraz/DICYT)