miércoles, 9 de abril de 2014

Descubren la mayor canalización hidráulica romana de la provincia de Castellón.

Los descubridores de la canalización solicitan ayudas públicas para poder desenterrar la antigua acequia romana.

Interior de la acequia romana que acaban de descubrir en Onda.
El especialista en el río Millars que ha descubierto la canalización hidráulica más antigua de la Plana, de época romana, Vicente Llop, hace un llamamiento a las administraciones para que sufraguen una campaña de excavaciones que permita desenterrar la acequia del Diablo II. “Hemos descubierto solo un tramo de acequia, por lo que pienso que, dada la importancia del hallazgo, debería hacerse un estudio mucho más exhaustivo, por especialistas, y sacar a la luz una de las obras hidráulicas más importantes de la provincia”, explica Llop.
“Para ello necesitamos que se impliquen las administraciones, por lo que pediremos formalmente tanto a los ayuntamientos afectados, como puede ser el de Almassora, Onda o Nules, como a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), que es la que tiene competencia en esta materia, que continúen con el proyecto que hemos iniciado, por afición, mi compañero Juan Vicente Climent y yo”, apunta el almazorense. Unas administraciones públicas a las que, según informaron a este periódico, todavía no les ha llegado dicha petición.
Por el momento, instiste Llop, están dando a conocer el hallazgo y el siguiente paso es pedir las ayudas, aunque, a priori, reconoce que es una tarea ardua y, dada la difícil situación económica actual, “muy complicada”.
Por el momento, él y su compañero Climent han conseguido localizar unos 100 metros del túnel del antiguo sistema de riego que, en principio, abastecía de agua del Millars a toda la zona de la Plana y parte del Camp de Morvedre, hasta Sagunto.
Este hallazgo ha sido fruto de las exploraciones esporádicas que hace de la zona del Millars para el estudio del aprovechamiento de sus aguas, que le está sirviendo para documentar su libro El Patrimonio Hidráulico del Mijares. “Hay que estudiar esta acequia porque forma parte de nuestro patrimonio y es necesario invertir medios”, insiste el especialista.
DIFÍCIL ACCESO // El paso de los años ha dejado esta acequia en una zona de difícil acceso. Prueba de ello es que en un tramo tuvieron que pedir la colaboración del alpinista castellonense José Antonio Clarós, que en el año 2012 realizó la culminación consecutiva de todos los tresmiles del Pirineo en 39 días. Tuvo que descolgarse con cuerda 6 metros hasta el fondo de la acequia y llegó a fotografiar la marca del nivel de las aguas en la roca.