viernes, 4 de abril de 2014

El Ayuntamiento de Astorga lidera una cruzada en defensa de la «auténtica» Vía de la Plata.

Si no se retira la moción del Senado, llevarán otra «reclamando lo que es nuestro».
Concentración de miliarios en la Vía de la Plata - IMAGEN MAS
Después de que la Red de Cooperación de ciudades Ruta de la Plata presentara en el Senado, a través del popular José Manuel Ferreiro Fernández, una moción para que la Unesco reconozca como Patrimonio de la Humanidad la Ruta Vía de la Plata, que aglutina ciudades de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Asturias, el Ayuntamiento de Astorga ha alzado la voz y ya ha puesto en marcha toda su maquinaria para tratar de que la propuesta se pare por todos los medios, pues según defendió la alcaldesa, Victorina Alonso, «existe una amplia documentación para considerar rechazable esta iniciativa», y aseguró que «la Vía de la Plata es la calzada romana de Mérida a Astorga, con sus miliarios, su infraestructura y sus pueblos y ciudades surgidos a su vera».
La regidora consideró que «se está desvirtuando la historia, pues la ruta histórica original y auténtica es la que une la capital extremeña y la maragata. Esta es la verdadera». Además, Alonso expuso que es esta calzada, cuyo trazado se ha identificado al 70% «la que ha de ser declarada Patrimonio de la Humanidad». No obstante, la socialista apoya que la red de ciudades defiendan sus argumentos «pero nunca bajo el nombre de Vía de la Plata».
Para tratar de conseguir sus objetivos, el equipo de Gobierno de Astorga, que ya aprobó en junta un texto para que se frene la petición de la Red de Cooperación que ya está en la Cámara Alta, mantuvo ayer un encuentro con el senador socialista por León, Ibán García del Blanco, para barajar diferentes propuestas y lograr que se reconozca que la Vía de la Plata únicamente une Mérida y Astorga. Durante el encuentro, la alcaldesa propuso la posibilidad de que se retire del Senado la moción actual, «pero si no es posible presentaremos otra reclamando lo que es nuestro. Sólo defendemos nuestros derechos», precisó Alonso, que no está dispuesta a que ocurra lo contrario.
Además, entre los argumentos que esgrimió la socialista, descansa el peso histórico de la calzada romana, al igual que su potencial turístico «que impulsamos y por el que hemos apostado», recalcó.
El apoyo de Del Blanco no es el único con el que juega Astorga, que también ha mantenido contactos con la Asociación de Pueblos en defensa de la Vía de la Plata para que respalden su iniciativa.
Con este panorama, la alcaldesa insiste en que se inicie un nuevo expediente para que la Vía de la Plata «se ciña a la verdad histórica y al patrimonio que la sustenta» y solicita que en cualquier documento o acuerdo del Senado sobre este camino siempre figure la denominación «Vía de la Plata, la calzada romana de Mérida a Astorga».