sábado, 12 de abril de 2014

El dragado del puerto de Mahón saca a la superficie restos cerámicos de los S. XVI y XVII.

El dragado del puerto de Mahón saca a la superficie restos cerámicos de los S. XVI y XVII.
El dragado del puerto de Mahón (Menorca) sigue sacando a la superficie restos de interés histórico. Las últimas piezas encontradas son cerámicas de los siglos XVI y XVII procedentes de Italia. Estos hallazgos se suman a la pieza de origen francés que se encontró la semana pasada.

Según el equipo arqueológico que supervisa el dragado, la situación estratégica en general de la isla de Menorca para el comercio naval a lo largo de la historia, y el refugio natural que representa la ría de Mahón en particular, se ve reflejado en los fondos de su puerto a través de las numerosas producciones de cerámicas recuperadas hasta el día de hoy en los trabajos de dragado.

Comerciantes italianos.

Entre finales del siglo XVI y principios del siglo XVII destacan las producciones italianas procedentes de Pisa. Italia es el principal país exportador para este periodo; las cerámicas valencianas, que hasta el momento habían dominado el mercado mediterráneo, entran a lo largo del siglo XVI en pleno declive, debido a los continuos conflictos bélicos en los que está inmersa España. Este vacío lo saben aprovechar los comerciantes italianos para llenar los puertos europeos con sus productos.

El comercio de los productos italianos necesita de puertos de escala para sus buques. Mahón se convierte así en uno de los puertos esenciales para su distribución, ya que es punto de reabastecimiento de víveres y agua.

Cerámica marmorizzata y graffito.

Las producciones pisanas documentadas en los trabajos arqueológicos son las de tipo marmorizzatta y graffito

La cerámica tipo marmorizzatta se caracteriza por una decoración sobre esmalte blanco de dos o mas colores haciendo aguas, esto se consigue haciendo una mezcla de éstos cuando están bastante líquidos, recreando una decoración que recuerda el mármol (de ahí su nombre). Al exterior se recubre con un melado casi transparente. Las formas más frecuentes son las abiertas: platos y fuentes.

La cerámica tipo graffito siempre aparece asociada a la cerámica marmorizzatta (el pecio de la Ballenera, Algeciras, es uno de esos claros ejemplos). La técnica se consigue con un punzón fino antes de la cocción de las piezas, y los motivos más frecuentes son los florales y geométricos concéntricos. Hay dos tipos de producciones que se documentan en el puerto de Mahón, las policromas (con verdes y amarillos sobre esmalte blanco) y las monocromas (con vedrío melado amarillento).

Todo el material se trasladará al Museo de Menorca.