viernes, 11 de abril de 2014

El fósil de un parto de hace 240 millones de años.

El fósil de un parto de hace 240 millones de años.
Paleontólogos han descubierto el fósil de un ictiosauro mostrando el parto reptiliano más antiguo jamás conocido. El hallazgo, encontrado en Anhui, China, pertenece a la Era Mesozoica, hace 240 millones de años, y ha sido una enorme sorpresa para los expertos, quienes previamente creían que la especie daba a luz en el agua.

Un equipo de investigadores liderado por Ryosuke Motani, de la Universidad de California, Davis, descubrió el cuerpo fosilizado de un ictiosauro, un enorme reptil marino del género Chaohusaurus, conteniendo una cría en el vientre y otra atorada en el pelvis. Un tercer embrión descubierto cerca del fósil indica que nació muerto, por lo que se cree que la madre murió a causa del parto.

Contrariamente a lo que se creía, el descubrimiento demuestra que los ictiosaurios tenían a sus crías en la tierra, pues los embriones nacían con la cabeza primero, un comportamiento correspondiente a los animales terrestres. Los mamíferos marinos, como las ballenas y los delfines, nacen con la cola primero. 

Los científicos explican que a lo largo de su evolución, los reptiles fueron cambiando de un sistema de reproducción vivíparo (en donde los embriones maduran dentro del vientre de la hembra hasta su nacimiento) a uno ovíparo (en donde las crías nacen de los huevos que pone la hembra), el cual volvieron permanente.

Debido a que los ictiosaurios fueron una de las primeras especies en abandonar la tierra para habitar los océanos, aún parían a sus crías fuera del agua, tal y como lo habían hecho sus antecesores. Los resultados del estudio, publicado en la revista PLOS ONE, ha revolucionado nuestro entendimiento de estos animales prehistóricos así como la evolución de los reptiles.