jueves, 10 de abril de 2014

¡Hallan cementerios mayas acuáticos!

Los mayas de hace casi 2 mil años hicieron cementerios acuáticos en los cenotes, de acuerdo con la hipótesis de la arqueóloga Carmen Rojas. “Las cavernas y los cenotes eran pasos simbólicos entre el mundo terrestre y el subterráneo”.
Entre las riquezas que aguarda la península de Yucatán, se encuentran un gran número de cuevas inundadas y cenotes, cuyas características como la falta de luz, las condiciones químicas del agua y los sedimentos finos, permiten la extraordinaria preservación de la evidencia arqueológica. Para los mayas, estas formaciones eran consideradas entradas al inframundo, llamado Xibalba, lo cual las convertía en cámaras funerarias naturales.

Hasta ahora, se creía que los restos humanos depositados bajo el agua se asociaban a prácticas sacrificiales, posiblemente realizadas por grupos mayas del Posclásico. Sin embargo, la arqueóloga Carmen Rojas, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), propone que los cenotes eran propicios para una gran variedad de ceremonias e incluso servían de cementerios acuáticos.

Tras buscar evidencia tanto de sacrificio humano como de prácticas funerarias, los investigadores concluyen que posiblemente en los cenotes hayan existido ambas. Las 122 osamentas halladas en el cenote Las Calaveras, en Quintana Roo, no presentan rastros de violencia, como la decapitación o extracción del corazón, comunes en los ritos de sacrificio.

Así mismo, no parece haber una predilección entre los individuos de Las Calaveras, donde se encuentran hombres y mujeres de todas las edades, como en cualquier cementerio. En cambio, los rituales de sacrificio son siempre selectivos y las víctimas ofrecidas a las deidades comparten características en común. Tal es el caso de las adolescentes sacrificadas en el Cenote Sagrado de Chichén Itzá. 

De acuerdo con la investigadora, los restos óseos se reconocen como mayas debido a la deformación característica que presentan los cráneos, distintos análisis de fechamiento, y por el tipo de cerámica que acompaña a los depósitos. Todo indica que esta civilización también utilizó los cenotes como cementerios.