jueves, 15 de mayo de 2014

Protegido el casco antiguo de Ullastret y un dolmen de Vilassar de Dalt.

La Generalitat, a petición de la conselleria de Cultura ha decretado nuevos bienes de interés cultural.

Imagen aérea de las excavaciones de Ullastret.
La Generalitat de Catalunya ha declarado bien cultural de interés nacional el casco antiguo de Ullastret (Girona), el yacimiento arqueológico del dolmen de la Roca d'en Toni de Vilassar de Dalt (Maresme) y la iglesia de la Asunción de Albesa (Lleida), a propuesta del conseller de Cultura.

Cultura ha decidido proteger el casco antiguo de Ullastret con una declaración de protección dentro de la categoría de conjunto histórico, por ser una población de origen medieval, en la que destaca la iglesia de San Pedro, que aparece citada ya en el año 899.

Se tiene constancia de la existencia de un antiguo castillo fortificado (1225), cuyas murallas se consolidaron durante los siglos XIII y XIV y de las que se preserva un perímetro muy bien conservado.

El territorio delimitado en la declaración contiene el mayor número de edificios históricos, espacios y calles de especial interés que explican la evolución histórica del pueblo desde el siglo IX hasta el XIX.

En cuanto al yacimiento arqueológico del dolmen de la Roca d'en Toni, en Vilassar de Dalt, la declaración se corresponde a las categorías de monumento histórico y de zona arqueológica.

Este dolmen no sólo es relevante como monumento megalítico, sino también como hito geográfico e histórico. Su investigación ha sido fruto de la actividad arqueológica promovida en Catalunya desde finales del siglo XIX y primeros años del siglo XX.

Con la declaración de la iglesia de la Asunción de Albesa, la Generalitat protege un edificio aislado situado en la plaza Major, que consta de tres naves: una central, cubierta con bóveda de cañón con ventanales laterales para dejar entrar la luz solar; y dos laterales cubiertas por bóveda de crucería.

En la nave central, antes de entrar en el presbiterio, se levanta una cúpula en forma de cimborrio octogonal.

Además, el ejecutivo catalán ha determinado incluir como objeto de protección el subsuelo de la iglesia y su entorno para garantizar la pervivencia de sus múltiples valores culturales en las mejores condiciones posibles.