domingo, 18 de mayo de 2014

¿Quién era el compañero de farras del emperador Calígula?

¿Quién era el compañero de farras del emperador Calígula?
Es difícil decir cuál fue el mayor disparate del emperador más loco, pero entre ellos estuvo el de nombrar senador, cónsul y sacerdote a su caballo, Incitatus (Impetuoso).

Calígula quería a su caballo más que a ningún otro ser humano y se lo demostró.

Mandó construir para él una caballeriza de mármol, un pesebre de marfil y, más tarde, una casa-palacio con jardines, 18 sirvientes y mobiliario de lujo para que recibiese a las personas que le mandaba como invitados. El caballo dormía con mantas de color púrpura (el tinte más caro en la Antigua Roma, reservado a la familia imperial) y llevaba collares de piedras preciosas.

Incitatus era un caballo de carreras que, como tal, participaba en las competiciones celebradas en el Hipódromo de Roma. La noche anterior a una competición, el emperador dormía junto al animal y se decretaba un silencio general que nadie podía violar en toda la ciudad bajo pena de muerte, con el fin de que nada perturbase el descanso del animal.

Al parecer, Incitatus sólo perdió una carrera en su vida, tras la cual Calígula ordenó al verdugo que matase lentamente al jinete del caballo ganador para asegurarse de que sufriera.

Tras la carrera, para celebrar cada victoria, Calígula celebraba orgias de varios días donde practicaba incesto con sus distintas hermanas o las obligaba a prostituirse continuamente, en las orgías, claro está, estaba presente también Incitatus.

Al final de su reinado Calígula era tan odiado y temía tanto por su vida que, por su seguridad, llegó a prescindir de la Guardia Pretoriana contratando a mercenarios Germanos, fue asesinado, en un complot del senado, por miembros de su antiguos pretorianos.

1 comentario :

Fernando dijo...

No sabía que los caballos aguantasen tanto.
Una pregunta, ¿porqué enviaron a Filípides (o a Tersipo) a pie y no a caballo habiendo tantísimo en juego?
Por muy bien que estuvieran entrenados, a caballo hubiera llegado mucho antes...