domingo, 4 de mayo de 2014

¿Sabéis cómo se trasladaron los bloques de piedra de las pirámides de Egipto?

Las piedras se colocaban sobre una losa y se transportaban por zonas donde se había humedecido la arena, lo que permitía un mejor arrastre.

Revelan el secreto para trasladar los bloques de piedra de las pirámides.
Cada uno de los bloques de piedra de La Gran Pirámide de Keops (Giza, El Cairo) pesa entre dos y sesenta toneladas. En total, suman más de dos millones de bloques solo para esta pirámide. Aunque hasta ahora no estaba claro cómo los egipcios consiguieron mover esta gran cantidad de piedras, físicos de la Fundación FOM y la Universidad de Amsterdam han descubierto que utilizaban un truco para hacer más fácil su transporte durante la construcción de las pirámides.
Según han señalado los autores del estudio, las piedras, que solían arrastrarse sobre una losa a la que se ataba una cuerda a modo de 'trineo', se transportaban por zonas donde se había humedecido la arena, lo que permitía un mejor arrastre.
Según explican los expertos en el artículo publicado en «Physical Review Letters», los experimentos realizados han demostrado que una cantidad correcta de humedad en la arena reduce a la mitad la fuerza de tracción requerida.
Para llegar a esta conclusión, los físicos colocaron una versión de laboratorio del trineo egipcio en una bandeja de arena. Con este ejemplo se determinó tanto la fuerza de tracción requerida, así como la rigidez de la arena en función de la cantidad de agua en la arena.
Con estas prácticas, los científicos hallaron que la fuerza de tracción requerida disminuyó de manera proporcional a la rigidez de la arena. Esto se debe al suceso conocido como «puente capilar», cuando pequeñas gotas de agua se unen los granos de arena y forman un plano rígido.
«Un trineo se desliza con mayor facilidad sobre la arena del desierto firme simplemente porque la arena no se acumula en la parte delantera del trineo como lo hace en el caso de la arena seca», apunta la investigación.
Los expertos señalan que, posiblemente, los egipcios fueron conscientes de este «truco útil». Una pintura mural en la tumba de Djehutihotep muestra claramente una persona de pie en la parte delantera del trineo tirado y vertiendo agua sobre la arena justo en frente de ella.

Vía: eConsulta