viernes, 23 de mayo de 2014

Una nevera del siglo XVI en la muralla de Ávila.

Pozo de nieve situado del siglo XVI en la muralla de Ávila.
Este viernes se ha abierto al público el espacio arqueológico que muestra el Pozo de la Nieve que estuvo en funcionamiento en el lienzo norte de la Muralla de Ávila entre el siglo XVI y mediados del XX, puesto en valor por la Concejalía de Patrimonio el Ayuntamiento de Ávila en una actuación conjunta de restauración de la Muralla.

El lienzo norte de la Muralla ya muestra, entre los cubos 37 y 38, un retazo de la evolución humana que muestra cómo hacían nuestros antepasados para conservar el hielo. Esta nevera del siglo XVI se componía, según ha explicado este jueves el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, de sucesivas capas de arena, paja y hielo que se iban desenterrando a medida que se necesitaba el hielo.

Este Pozo de Nieve se ubicó en el sitio más resguardado y más frio de la Muralla, y de allí se ha rescatado años después con un trabajo arqueológico para recuperar y dejar a la vista los restos en una instalación de casi cuatro metros de profundidad equipada con un panel rotatorio que contiene toda la información sobre este lugar y que se puede leer también en braille.

García Nieto ha destacado el empeño de nuestros antepasados en conservar estas cosas ya que "ahora es más barato arrasarlo todo y hacerlo nuevo" y ha manifestado que "hoy se ponen en valor los restos arqueológicos para que los ciudadanos sepan que en el siglo XVI también había neveras".