viernes, 27 de junio de 2014

Hallan en Santisteban restos de una mina y una fuente romanas.

El descubrimiento se ha producido en el transcurso de las obras de acondicionamiento de la fuente de la Alcoba.

Restos romanos hallados en Santisteban del Puerto. / J. A. G-M.
En el transcurso de las obras de acondicionamiento de la fuente de La Alcoba, situada a 500 metros del casco urbano, los operarios del Ayuntamiento de Santisteban del Puerto han hallado lo que, según los primeros indicios, podría tratarse de una mina de agua de época romana y los restos de una fuente, también romana, en la que se aprecia una intervención posterior de época árabe.

Al descubrimiento, que podría tener notable valor histórico, se llega después de la ejecución de unos trabajos municipales en los que se trataba de corregir el origen del problema que ocasionaba la reducción del caudal de esta fuente situada en las inmediaciones del camino de Las Cuevas. Para ello se realizaban las excavaciones siguiendo la canalización existente. A unos 20 metros es donde ha aparecido el conjunto de época romana.

Primera valoración.

Juan Diego Requena, alcalde de Santisteban del Puerto, ha encargado una primera valoración de los hallazgos a Jacinto Mercado, cronista oficial del municipio, licenciado en Historia que dirigió el Museo de Escultura Jacinto Higueras entre 1997 y 2008 y responsable desde hace años del proyecto ‘El Chinero’ con el que pretende recuperar, investigar, catalogar y difundir el patrimonio cultural de la capital del Condado. Mercado expresa que, si bien sin una intervención arqueológica, es muy difícil interpretar unas estructuras que se han venido superponiendo a lo largo del tiempo, a modo de resumen se puede señalar que los elementos encontrados que componen el conjunto son los siguientes: Una mina de agua, posiblemente de época romana; una fuente primitiva, probablemente también de época romana; restos de una edificación de planta más o menos cuadrada, 2.50 x 2.50 metros, con muros construidos en sillares regulares y altura media de 1.20 metros; suelo de ladrillos planos, tres escalones y el arranque de lo que podía ser una bóveda de cubrición; un muro ejecutado en tapial, de época árabe posterior y segunda mina de agua, bajo la estructura descrita anteriormente, con una sección de 1.20 por 0.80 con una acanaladura en el piso, horadada con dirección Sur que recorre en zig zag una distancia de unos 15 metros. Por último, restos de atanores de canalización hacía la fuente actual fabricados en cerámica vidriada.

A partir de ahora el objetivo del Ayuntamiento es ultimar un estudio definitivo, realizar una intervención para reconstruir la fuente tal como era en origen y recrear este conjunto histórico monumental con predomino de elementos romanos.

Vía: Ideal