miércoles, 18 de junio de 2014

La tecnología desvela los ritos iberos a la diosa de la fertilidad.

El Instituto de Investigación en Arqueología Ibérica de la UJA reconstruye en 3D el Santuario de la Puerta del Sol.

Recreación virtual del santuario de Puente Tablas en Jaén.
El de Puente Tablas, para por ser el santuario urbano conocido más grande de la cultura ibera y  cuyos trabajos de excavación están permitiendo que se conozcan los espacios de culto y sus funciones para poder definir la liturgia de los ritos de los iberos dedicados a la diosa de la fertilidad. Se trata de un yacimiento muy cercano a la ciudad y que se ubica en una zona de segunda viviendaS de Jaén. Ahora los investigadores de la UJA, dentro del proyecto europeo 3D-ICON, han realizado el levantamiento en 3D del Santuario de la Puerta del Sol de este yacimiento a partir de las informaciones que han generado las excavaciones arqueológicas en el «oppidum».

Las nuevas imágenes y el proceso de investigación que las han hecho posibles, trabajo realizado por el investigador Francisco Gómez Cabeza, se presentarán oficialmente a la comunidad científica el próximo 20  de junio en Civitaveccia (Roma), donde se halla el santuario etrusco de Gravisca, uno de los lugares de culto y espacio de encuentro más importantes del Mediterráneo antiguo, en el marco del Congreso Internacional «Santuari Mediterranei tra Oriente y Occidente: Interazioni e Contatti Culturali». 

El Santuario de las Cuevas o Santuario de la Puerta del Sol es un santuario urbano ordenado en tres terrazas. La primera está dedicada al culto de una divinidad femenina con una forma que tiene que ver con la tradición fenicia de los templos compuestos de patio con entrada porticada lateral, antecella y cella o santo-sanctorum, en cuyo interior se encontraba la estatua  de la diosa. Dicha estatua, una estela o betilo que muestra algunos atributos de la diosa como los brazos en el vientre,  se halló fuera de la cella, delante de la Puerta del Sol, donde seguramente se colocaba por un periodo de tiempo para recibir el sol del equinoccio al alba, como símbolo de fertilidad. 

La segunda terraza se pensaba que estaba dedicada a un dios masculino. Por el contrario, los resultados de la investigación interdisciplinar apuntan a un área de realización de los ritos asociados a la divinidad. En este espacio, la existencia de tres cuevas dispuestas delante de una plataforma con varias piletas apunta a un culto oracular y de iniciación, pues existe una cuarta cueva oculta. El trabajo interdisciplinar ha permitido desvelar  algunas novedades desconocidas hasta hoy en la cultura religiosa de los iberos como el uso del azufre para la purificación de los recipientes dedicados al culto o la existencia de altar subterráneo donde se sacrificaron seis corderos. La tercera terraza, la más alta, tiene un aljibe donde se recogía el agua que después discurría a través de una atarjea por todo el santuario y ha permitido valorar otros servicios necesarios en un santuario relacionados con la elaboración de comida. 

El oppidum de Puente Tablas en Jaén, declarado Bien de Interés Cultural, constituye hoy el referente más significativo del Patrimonio Arqueológico Ibérico de Andalucía y uno de los mas característicos de toda el área ibérica, como lo demuestra que en el remodelado Museo Arqueológico Nacional la maqueta que muestra un oppidum ibero es el de Puente Tablas.

Vía: ABC