viernes, 18 de julio de 2014

El uso de las plantas medicinales y la dieta en la Prehistoria.

La placa dental de nuestros antepasados revelan detalles sobre su alimentación. Ingerían plantas con cualidades nutritivas y medicinales, como la castañuela.
Una de las tumbas más destacadas del yacimiento. Donatella Usai (directora de la excavación).
Antes de que nuestros ancestros descubrieran la agricultura, cuando se alimentaban de la caza, la pesca y frutos silvestres, probablemente ya tenían un conocimiento de las cualidades nutricionales e incluso medicinales de algunas plantas. Así lo plantea un grupo de investigadores que ha comprobado el uso frecuente en esta época de una hierba que inhibe una bacteria relacionada con las caries.
Se trata de la castañuela o juncia real (Cyperus rotundus), que ha sido encontrada en todas las muestras de placa dental analizadas en Al Khiday, un yacimiento prehistórico del Nilo Blanco, situado en la región central de Sudán. El complejo abarca múltiples periodos, por lo que los autores de este trabajo pueden asegurar que durante al menos 7.000 años, empezando antes del desarrollo de la agricultura y continuando después del cultivo de plantas, la población de Al Khiday ingirió tubérculos de castañuela.
"La evidencia de castañuela era muy clara en las muestras de todos los periodos que analizamos", expone Stephen Buckley, miembro del centro de investigación BioArCH de la Universidad de York, que ha trabajado conjuntamente con el departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Se puede decir, agrega este experto, que "esta planta era evidentemente importante para la población de Al Khiday, incluso después de la introducción de la agricultura".
Los investigadores, liderados por Karen Hardy, profesora de investigación ICREA en la UAB e investigadora honorífica de la Universidad de York, sugieren que "la capacidad de los tubérculos de castañuela para inhibir el Streptococcus mutans, una bacteria que se asocia a la caries dental, podría haber contribuido al inesperado bajo nivel de cavidades encontrado en los dientes de la población estudiada", según señana el comunicado emitido por la UAB.
No es la primera vez que se observa el uso de plantas medicinales cuando aún no se había desarrollado la agricultura, aclara a EL MUNDO Hardy. "En 2012, por ejemplo, nosotros descubrimos que los neandertales de El Sidron, en Asturias, también tomaban ciertas plantas, como la aquilea y la camomila, por su valor nutricional y curativo".
El método de trabajo fue el mismo. Se extrajeron compuestos químicos y microfósiles del cálculo de los dientes, es decir, de la placa dental. De esta forma, se puede estudiar desde una perspectiva más amplia la dieta de nuestros antepasados, que hasta hace poco se creía que era predominantemente carnívora.
Como explica Karen Hardy, "es muy difícil conseguir información sobre las plantas que han comido antes del desarrollo de la agricultura". Con "nuestro método de sacar de sacar información directa de la placa se demuestra definitivamente que el material encontrado ha sido ingerido". Gracias al análisis químico de la placa dental, "hemos identificado una planta cuyo uso ha sido olvidado y perdido en la actualidad", agrega.
Hoy en día, argumenta la investigadora, se considera "un azote en las regiones tropicales y subtropicales, es la mala hierba más cara del mundo por las dificultades y elevados costes que supone su erradicación de las áreas agrícolas". Sin embargo, y dados los resultados de este trabajo, publicado en la revista PloS ONEen tiempos pasados era una planta muy valiosa por sus cualidades nutritivas y, posiblemente, también nuestros ancestros conocieran sus bondades medicinales. Los antiguos egipcios también la usaron como perfume y medicina.
Vía: El Mundo