miércoles, 9 de julio de 2014

Exponen la tésera del siglo I a.C. hallada durante excavaciones en Palencia.

Mitad de la tésera de hospitalidad, que representa un cerdo, encontrada en el yacimiento de Monte Bernorio. IMBEAC
El Museo Arqueológico de Palencia expone, tras su restauración, la tésera de hospitalidad hallada en las excavaciones de Monte Bernorio, en Pomar de Valdivia, un documento fechado entre el siglo II y el I a.C. que simboliza un contrato por el que dos partes se comprometen a darse hospitalidad mutuamente.
Impresionante terraza de 12 metros de largo
y 2 de profundidad en la que han excavado
y encontrado diverso material. IMBEAC
La importancia de esta pieza, que se expone desde hoy en el Museo Arqueológico de Palencia, radica en que se trata de uno de los documentos escritos más antiguos conservados de este momento en todo el norte de la Península Ibérica, ya que hasta ahora solo se han encontrado tres piezas similares, ha informado la Junta de Castilla y León.
Esta pieza, recientemente restaurada, tras su hallazgo en las excavaciones de la ciudad fortificada de la Edad del Hierro de Monte Bernorio, en Pomar de Valdivia (Palencia), estará expuesta al público en el Museo palentino hasta el mes de septiembre.
La tésera contiene un breve texto formado por tres palabras escritas con alfabeto ibérico pero en lengua céltica, en el que se alude a un pacto de hospitalidad con una comunidad o etnia de la que no resulta posible conocer el nombre porque aparece incompleto.
La pieza presenta las características formales propias de las téseras de hospitalidad del ámbito hispano céltico, lo que también corrobora su texto.
Se trata de un modelo de tésera de tipo figurativo y en lámina plana, que representa un cerdo con una decoración que recrea elementos propios de este tipo de animales.
La pieza conserva un orificio de los dos que originariamente tendría y que servirían para encajarla con otra gemela para llevarla colgada.
Otro de los elementos excepcionales es su carácter de tésera cortada por su mitad transversal, lo que indicaría que la pieza ha sufrido una ceremonia de finalización o anulación del pacto, lo que en el mundo romano se denominaba “tesseram confringere”.
Esto significa que la pieza fue cortada para romper simbólicamente el pacto establecido, lo que la convierte en la primera pieza con este tipo de tratamiento encontrada hasta el momento.
La restauración de la pieza ha permitido dejar a la vista las superficies originales y su excelente estado de conservación.
Vía: ABC