jueves, 31 de julio de 2014

La ausencia humana en Atapuerca hace 600.000 años pudo deberse a la competencia con otros carnívoros.

La ausencia humana en Atapuerca hace 600.000 años pudo deberse a la competencia con otros carnívoros.
Un grupo multidisciplinar de investigadores, entre ellos el miembro del Institut Català de Paleontología Humana i Evolució Social (Iphes) Jordi Rosell, considera que la ausencia humana en Atapuerca hace 600.000 años pudo deberse a la competencia con otros carnívoros, depredadores y carroñeros.

En un artículo publicado en la revista 'Plos One', los humanos podrían haberse visto excluidos de dicha comunidad a inicios del Pleitoceno Medio principalmente por la presencia del jaguar europeo --Panthera gombaszoegensis-- y la hiena rayada --Hyaena hyaena--, con quienes mantendrían una intensa competencia por el alimento, ha informado el Iphes.

El grupo ha utilizado un método matemático desarrollado por el equipo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) que permite estudiar los recursos cárnicos que podían obtenerse de las poblaciones de herbívoros de forma sostenible y simula la distribución de esos recursos entre los depredadores y carroñeros presentes en el ecosistema.

Los resultados ponen también en evidencia la relevancia de analizar niveles con ausencia de presencia humana, como el nivel TD8 del yacimiento de Gran Dolina, para entender mejor los comportamientos y la socioeconomía de los homínidos durante el Pleistoceno en Europa.

El modelo aplicado a la comunidad del nivel TD8 de Gran Dolina permite estimar los individuos de cada población que podrían servir de alimento a los carnívoros sin que el ecosistema se colapse.

"Ahora se trataría de comprobar, con el mismo modelo matemático, si en otros yacimientos europeos la ausencia de presencia humana durante este periodo --hace 700.000-500.000 años--, corresponde a un fenómeno similar al de Atapuerca o, por el contrario, obedece a otras causas", ha asegurado Rosell.