sábado, 19 de julio de 2014

La fortaleza medieval de El Real de la Jara se abre al público.

El patio de armas de la fortaleza, levantada en el siglo XIV y recién remozada, ha sido habilitado para acoger funciones escénicas y actividades culturales.

La fortaleza medieval de El Real de la Jara se abre al público.
El municipio de El Real de la Jara, en plena Sierra Norte de Sevilla, ha recuperado su antigua fortaleza medieval como espacio escénico para la oferta cultural de la localidad. El patio de armas de la fortaleza, levantada en el siglo XIV y recién remozada, ha sido habilitado para acoger funciones escénicas y actividades culturales y este mismo sábado será inaugurado este nuevo recurso para eventos y espectáculos culturales.
Culmina así un largo proceso de restauración que ha significado la recuperación de este monumento que se encontraba en estado ruinoso y que, gracias a las actuaciones de las distintas administraciones y una inversión de más de un millón de euros, se abre al disfrute de la ciudadanía.
Distintas escuelas taller, financiadas por el antiguo INEM, y otras actuaciones llevadas a cabo por la Diputación de Sevilla a través de los Fondos FEDER, por ADIT Sierra Morena, por la Consejería de Turismo y por el propio Ayuntamiento de El Real de la Jara han generado una cantidad ingente de empleo en una localidad especialmente azotada por el paro.
Nuevo equipamiento.
Las últimas obras llevadas a cabo en esta fortificación militar de origen cristiano ha sido la integración de una barandilla de acero galvanizado que recorre todo el lienzo de muralla de su perímetro y que cuenta con ocho torres, cuatro cuadrangulares y tres semicirculares. Se ha dotado tanto al castillo como a los accesos desde el municipio de la iluminación necesaria y 2.000 metros cuadrados del patio de armas han sido acondicionados como espacio escénico a modo de auditorio al aire libre con distintos niveles de terraza y escenario.
Los resultados de las obras de conservación preventiva de los restos históricos y la integración de los distintos elementos no ha supuesto grandes alteraciones estéticas en este conjunto fortificado que fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, en 1985.
Vía: El Correo