lunes, 28 de julio de 2014

Nuevos hallazgos en las excavaciones en el Tossal de la Cala de Benidorm.

El equipo investigador confirma la existencia de dos patrones arquitectónicos constructivos en las casas ibéricas y un buen acondicionamiento interior de sus estancias.

Tossal de la Cala de Benidorm. Foto: UA.
La Campaña 2014 de excavaciones arqueológicas que está realizando la Universidad de Alicante en el Tossal de la Cala de Benidorm y que se enmarca dentro del proyecto de investigación “Las huellas de las guerras civiles romanas en el sudeste de Hispania. Conflictos y transformación cultural” confirma que el yacimiento, con la muralla redescubierta durante la campaña de 2013, es un recinto fortificado de una media hectárea de extensión, aproximadamente. Este dato se sumaba al estudio de los objetos arqueológicos de las excavaciones de José Belda y Francisco García Hernández, depositados en el MARQ, para determinar el carácter militar del recinto y, en consecuencia, su identificación con un castellum de las guerras civiles romanas que enfrentaron a los ejércitos de Pompeyo y Sertorio entre finales de los años 80 y 70 a.C.

El objetivo de la actual campaña ha sido profundizar en el conocimiento de la arquitectura. Algunos hallazgos de 2013 ya anunciaban la particularidad de unas construcciones que se alejaban de la interpretación tradicional de casas ibéricas y el equipo de trabajo, con la profesora Feliciana Sala Sellés, al frente como investigadora principal, planteó la existencia de dos módulos constructivos; por un lado, dos edificios de mayor tamaño con estancias cuadrangulares comunicadas entre sí por umbrales de 80-90 centímetros de luz; por otro, construcciones alargadas con una habitación superior y otra inferior comunicadas por una estrecha escalera interior.

La campaña de 2014 ha confirmado los dos patrones constructivos. Asimismo, los arqueólogos han mostrado su satisfacción por encontrar restos del pavimento original conservado en una habitación de los edificios grandes, lo que indica el buen acondicionamiento interior de sus estancias. Los edificios de mayor tamaño y planta cuadrangular están situados más al este, en tanto que las construcciones estrechas y alargadas con escalera interior se van alineando hacia el oeste. Estas diferencias constructivas obedecen, sin duda, a la función de los edificios. En el interior de un fortín romano republicano, además de espacios abiertos para el entrenamiento de la tropa, existían las estancias de los soldados, agrupados en contubernia, los almacenes del avituallamiento y del armamento, una herrería, un hospital, el archivo de la centuria y el edificio de los oficiales, por citar sólo los más característicos.

El siguiente objetivo del grupo será identificar la función de los edificios. Para ello es imprescindible cotejar los datos de la arquitectura con la información que proporcionan los objetos arqueológicos encontrados en el interior de las estancias, tanto en las excavaciones que trabaja el equipo como en las excavaciones antiguas. Saben, por ejemplo, que el padre Belda denominó “casa de los plomos” a una de las 27 estancias excavadas por él en 1943 adosadas a la muralla. Seguramente, esta sería la herrería o taller de reparación de las armas y otros objetos metálicos utilizados por los soldados.

Así, habrán reconstruido un enclave que, a día de hoy, es un unicum en la historia de la conquista romana del sudeste de Hispania. Los arqueólogos lamentan que la mitad de esos edificios excavados en 1956 por Tarradell y Ramos, en los que basan los trabajos actuales, se encuentra bajo la carretera de ascenso al mirador del Tossal de la Cala. Esta circunstancia impide culminar un proyecto que podría recuperar un importante hito para el patrimonio histórico de Benidorm y de Alicante. En este mismo sentido, los investigadores reclaman a las autoridades competentes, para que esta situación se revierta y poder disfrutar de un paseo cultural por un fortín de las guerras civiles romanas.

La consecución de estos trabajos es posible gracias a la concurrencia de la Concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Benidorm, promotor de las excavaciones, y los hoteles Poseidón y Bali. Su realización es factible en virtud del convenio de colaboración firmado entre el Ayuntamiento de Benidorm y la Universidad de Alicante y se enmarcan en el proyecto de investigación de I+D HAR2012-32754, Las huellas de las guerras civiles romanas en el sudeste de Hispania. Conflictos y transformación cultural, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Vía: Dicyt